Conoced la verdad y ella os hará libre

Fallas en el terreno

Grietas o diaclasas en el subsuelo que alteran la calidad o la cantidad de la energía emitida por la Tierra, de magnitud muy variable. Por estas fisuras escapa el electromagnetismo generado en el centro de la Tierra por la fricción entre el núcleo y el magma.

Son peligrosas por la agresión que suponen para el equilibrio energético del ser humano, además de emanar gases radiactivos. Es frecuente que provoquen variaciones del campo magnético terrestre. Es aconsejable evitarlas por su impacto negativo en la salud. En la vertical de una falla las unidades bovis no superan las 4.000 unidades, lo cual está por debajo del nivel de salud. A largo plazo dormir bajo una falla implica riesgo de cáncer.

Las grietas en la fachada o muros de una vivienda generalmente vienen ocasionadas por la presencia de una falla en el subsuelo, aunque evidentemente también pueden deberse a defectos en la construcción. 
 
Personas que viven en fallas geopáticas aumentan la agresividad. Bebés y niños al querer huir de la zona caen de la cama, amanecen en poses raras o aparecen a menudo en el dormitorio de los padres.
Las personas que trabajan sobre franjas acusan: bajo rendimiento, falta de concentración, agotamiento y jaquecas.