Conoced la verdad y ella os hará libre

Ondas de Forma

Puede suceder que la emisión de forma de muebles, cuadros u otros objetos decorativos alteren la vibración de una estancia.

Con respecto al tópico "viviendas" éste requiere una consideración muy particular y extensa, de manera que aquí sólo se mencionarán algunos conceptos esenciales.

Ante todo debemos tener presente, que la vivienda - ya sea nuestro hogar, la oficina, el taller, etc. - es nuestra tercer piel. La primera es la natural, la segunda la vestimenta y la tercera el ambiente que nos protege de las inclemencias del tiempo y en cuyo interior permanecemos la mayor parte de nuestra vida. La excepción es la de aquellas personas, cuyas tareas, obligada y felizmente, se desarrollan al aire libre.

La vivienda no solamente debe reunir condiciones de confort, sino primordialmente de salubridad, permitir el paso de un alto porcentaje de radiaciones cósmicas, poseer una correcta ionización del aire y una acumulación mínima de electricidad estática.

Si en un país muy industrializado y técnicamente adelantado como lo es Alemania, funciona -auspiciado por el gobierno- el "Instituto de Construcción Biológica" al cual dirige el Profesor  A Schneider , su funcionamiento ha de ser plenamente justificado.

Redondeando el tema: Todos los ambientes cerrados, ya sean viviendas, oficinas, hospitales, talleres o fábricas, deben reunir las condiciones necesarias de aislamiento de campos electromagnéticos parásitos, para garantizar el bienestar de sus usuarios.

Como nota de interés, los geobiólogos suizos y alemanes han demostrado que la presencia de un automóvil detenido perturba gravemente a la red Hartmann. Al formar una antena con su masa ferromagnética, un automóvil potencia de la misma manera todas las vibraciones procedentes del subsuelo. Por lo tanto, es aconsejable evitar la construcción de un garaje o lugar de estacionamiento sobre un cruce Hartmann potenciado por la presencia de anomalías subterráneas como venas de agua, fallas o alguna canalización importante en el subsuelo.

Es preferible construir el estacionamiento un poco alejado de la vivienda. Esta precaución es aplicable a cualquier lugar donde existan masas metálicas considerables, como el caso de los talleres. Habrá que evitar, de ser posible, el instalar dormitorios, y mucho menos camas, en la vertical de lugares como éstos.

No podemos vivir sin luz eléctrica, pero podemos liberar nuestra zona de descanso de contaminación electromagnética. Y al llegar a casa, camina descalzo: durante el día caminamos sobre suela aislante y trabajamos en edificios aislados enfermos, así que nos conviene descargarnos.

Diseñar un edificio basado en la geometría sagrada, también ayuda a armonizar, eliminando o disminuyendo los efectos nocivos de las radiaciones Telúricas. . La geometría sagrada maneja las proporciones que encontramos en la naturaleza y en todos los seres vivos, humanos, animales y plantas. Todo lo que existe se manifiesta sin excepción a través de la proporción sagrada.

El diseño de los materiales de nuestra vivienda, por ejemplo, el granito emite radiación de gas radón, así que evítala también. La construcción debe ser con materiales nobles, no al hormigón, no a las estructuras metálicas.
El problema es que esto se ha impuesto por norma.

Alguna recomendación para nuestros hogares que son nidos de contaminación electromagnética y química, es dejar que entre luz solar y aire, usando mobiliario de madera, usa pinturas ecológicas y destierra ambientadores, suavizantes, lejías y detergentes sintéticos. Si lavas la ropa con bicarbonato ¡te quedará lo bastante bien! Y vigila tus productos de limpieza: que sean de química dulce, no tóxica.

El formaldehído es un sustancia cancerígena. Este veneno se encuentra en la composición de los aglomerados a base de resina sintética, en algunas pinturas, productos desinfectantes y colas. Cuando se respira en el aire produce inflamación de mucosas nariz, ojos... en una relación directamente proporcional al incremento de temperatura.

Las camas que sean colchones de látex natural, sin muelles metálicos, los cuales actúan como antenas helicoidales que emiten en todas direcciones. Los colchones naturales no desprenden substancias tóxicas como los colchones sintéticos (styreno, isopropylbenceno, nitrobenzeno, 1-methyl-2-ethylbenzeno, 1,3-dicholrobenzeno...).

Otro de los problemas de los colchones sintéticos son los PBD -retardadores de fuego-, que pueden llegar a representar hasta el 30% del peso de la espuma, que se desprende de los colchones en forma de polvo.
El PBD afecta a la tiroides y puede causar problemas neurológicos e interferir con el sistema reproductor.

La actividad patógena de las franjas telúricas y ambientales adquiere singular relevancia en todos los ambientes cerrados, por la permanencia obligada de las personas en contacto con ellas. Esto también concierne a los animales. La acción nociva de estas franjas, en muchos casos es incrementada por la contaminación eléctrica. Es algo similar a cuando estamos escuchando la radio, y se produce una interferencia, obstruyendo la trasmisión radial, causando dicha interferencia un campo magnético, como el móvil, o líneas de alta tensión.

Si tienes un despertador eléctrico, cámbialo por uno de pilas, o aléjalo de tu cuerpo. Los cables eléctricos, lo más lejos posible de tu cabeza. Si tu cama es de cabezal metálico, o tiene partes metálicas, que no estén en contacto con los cables de los objetos enchufados a la luz, como lamparitas de noche, etc.

Si tienes una televisión en tu dormitorio, si es de pantalla plana, irradia poco. En cambio, un televisor de tubo catódico emite radiación ¡hasta cuatro metros! Sobre todo hacia atrás, y atravesando muros. El malestar de una persona puede provenir del trasero del televisor de su vecino…

Los teléfonos móviles apágalos y aléjalos de tu lugar de descanso, ponlos en el suelo. El teléfono móvil fuera del dormitorio. Sus microondas agitan tus células. Hoy sabemos que hablar con el móvil pegado al cráneo durante más de diez años… ¡duplica las posibilidades de desarrollar un tumor cerebral!. Además en el mes de Agosto de 2011, la OMS reconoce que los teléfonos móviles pueden provocar CANCER. Si necesitas utilizar el teléfono móvil aléjalo de tu cabeza. A más distancia, menos la irradiarás. Es fácil: ¡usa unos auriculares manos libres ambulantes!