Conoced la verdad y ella os hará libre

El mundo que nos rodea

04.03.2015 16:03

Alguien me dijo una vez, "lo que no se ve no necesariamente no existe". Vivimos creyendo conocer perfectamente todo lo que nos rodea, cuando en realidad apenas tenemos control sobre lo que sucede. En el mundo no dejan de ocurrir fenómenos a diario que no podemos entender y que cuando los vemos y conocemos nos dejan con la boca abierta. Así es, ejemplo de esto son los microbios y bacterias, en donde producto del desconocimiento de su existencia en la antiguedad mucha gente murió por infecciones. No fue sino hasta el descubrimiento del microscopio que nos dimos cuenta que allí estaban esos seres "invisibles" que nos rodean y que en la actualidad todavia nos causan problemas, como son los gérmenes patógenos, virus, bacterias y otros microrganismos.

Ahora bien, la conciencia de que existen peligros ocultos a los sentidos no termina ahí, ya que, estamos rodeados de estos peligros invisibles: Contaminación por materiales tóxicos en el agua, alimentos y aire, deterioro de la capa de ozono, etc. Por lo tanto, las enfermedades no tienen una sola causa, pueden ser variadas. La Geobiologia estudia la contaminación eléctrico o electricomagnética, los materiales tóxicos usados en la construcción de una casa y los efectos de las radiaciones y radioactividad terrestre en nuestra vivienda y que si no lo administramos bien podemos enfermar. No obstante, el cuerpo tiene un elemento poderoso de protección, el sistema inmunológico.

El sistema inmunológico, gran aliado nuestro, nos protege de las amenazas externas e internas que puedan afectar al cuerpo. Cuando este se debilita y se provoca un desequilibrio viene la enfermedad. Si el organismo está en armonia y en plena forma, los elementos tóxicos con que nos relacionamos en todo momento por medio de nuestra respiración, tacto y gusto, no nos causarán problema alguno. No obstante, en caso de que falle el sistema inmunológico, existe otra barrera a sortear por los elementos patógenos: la capa de protección electromagnética que tienen las células. Por eso una buena alimentación, el buen descanso, hacer deporte, efectuar rutinas de relajación, hacer oración, meditar, tener pensamientos positivos, todo ello contribuye a mantener el equilibrio del cuerpo y de su protección natural. No realizar las rutinas mencionadas podría decantar en sentirse desganado, fracasado, amargado, insatisfecho de la vida, de la propia existencia, cosas que son antesala de la enfermedad y de la autodestrucción.

Bueno, además de los postulados psicosomáticos en el origen de las enfermedades, existen otros que escapan a nuestra percepción y que podrían condicionar nuestra existencia. Así es, algunos de ellos son: Radiaciones procedentes del suelo, vivir cerca de líneas de alta tensión, radiaciones procedentes del cosmos, radiaciones procedentes de teléfonos celulares, etc. No obstante, asi como hay zonas "de enfermedad", también hay lugares armónicos o neutros, donde solo con el hecho de que estos están exentos de alteraciones energéticas y con el campo magnético en equilibrio provocan la mejoria paulatina de las enfermedades.

Por eso es muy importante el lugar donde se permanece por horas prolongadas, por ejemplo donde se duerme, o inclusive, donde se trabaja. En estos lugares podemos permanecer en promedio hasta 10 horas!!.

Estar en lugares armónicos energeticamente hace retrasar la llegada de sensaciones de fatiga y cansancio. Obviamente va a influir tambien en la armonia otros factores como la iluminación, la ventilación del lugar, la cantidad de ruido, la temperatura, etc. En todo caso, es increible los buenos resultados que puede tener el hecho de solo cambiar la cama o el escritorio a otro lugar. El dormitorio es entonces un espacio vital que conviene preservar al máximo si queremos lograr un buen descanso, reponer nuestras energías y empezar el día llenos de vitalidad.

Buscar en el sitio

Contacto

En la senda del zahorí