Conoced la verdad y ella os hará libre

La abuelita querendona

11.07.2015 05:07

Casi todos los días almuerzo en casino que tiene para los funcionarios la empresa en donde trabajo, pero hoy junto a algunos colegas fuimos a almorzar a otro lado.

Nos acompañó en esta salida una colega que no es de nuestra área, pero con la cual interactuamos mucho diariamente debido a un proyecto el cual nos relaciona.

La verdad no es mucho lo que hablo con ella de sus temas personales, el alcance se limita solo a resolver temas laborales, pero si estaba enterado de que en la actualidad está llevando una vida con grandes pruebas. 

Bueno, mientras almorzábamos esta colega habló un poco de su vida personal y de como la estaba afrontando. Fue en ese momento que comencé a percibír cercano a ella, y concentrando todos mis sentidos en esta percepción, la presencia de un espíritu que la acompañaba. Era una presencia muy agradable, en donde, y de manera repentina, vi aparecer en mi mente una imagen. Vi a una señora de avanzada edad y de aspecto muy  "querendón", una abuelita. 

Esta agradable presencia me transmitió que estaba ahí para acompañarla, darle apoyo y asistirla en esta etapa complicada de su vida.

Terminado el almuerzo, y cuando ya íbamos de regreso a la oficina, tomé valor y le pregunté a esta colega si tenía alguna abuelita que haya partido de este mundo y que la haya querido y consentido mucho en vida. Me dijo que sí, que había una abuelita que la había querido y consentido mucho. Además comentó que se había ido hace más de 20 años.
Luego de contestar me preguntó por qué le hacía esas consultas. Tomando nuevamente valentía, le contesté lo siguiente: "porque esta abuelita te acompaña siempre, en su forma espiritual, y porque acaba de hacerme sentir su presencia mostrándome como fue su última apariencia terrenal"

Luego de escuchar mi respuesta me miró con los ojos un tanto lagrimosos y me dijo "Sabes, hace unos años atrás una vidente de origen mapuche cercana a la familia me dijo lo mismo que tu. Que mi abuela estaba muy cercana a mi". Creelo entonces, le dije, porque esto así es.

 

Amigos, recuerden esto, hay vida después de esta vida. La vida no termina acá, continua. No hay muertos, solo hay espíritus, unos encarnados, otros desencarnados. Ellos quieren lo mejor para nosotros, y si cuentan con el permiso de Dios vendrán a apoyarnos y ayudarnos a pasar las pruebas, que nosotros mismos elegimos antes de venir, y que nos harán ser seres espiritualmente mas evolucionamos.

Un abrazo.

Buscar en el sitio

Contacto

En la senda del zahorí