Conoced la verdad y ella os hará libre

Las manipulaciones idolatras en las sectas orientales

22.03.2011 21:25

La Meditación Trascendental como idolatría.

La Meditación Trascendental (MT) es una secta activa y conocida, pero también conocida como una técnica de la meditación preparada especialmente para el Occidente, que elimina en forma drástica los cinco primeros estadios de yoga, especialmente las doctrinas de ascetismo y moral.

Además, se asegura a los adeptos que sin esfuerzo pueden alcanzar los poderes de la naturaleza y sus deseos serán cumplidos en manera abundante y loable. Eso es entonces un espíritu de magia, donde el sentido de renuncia de yoga está omitido o directamente deformado a favor de la búsqueda del buen sentido y autorealización.

Según profesor C. Gatto Trocchi, la MT está dentro de las ideas de los movimientos de potencial humano, es decir en las prácticas con los fines de desarrollar las posibilidades escondidas o pretendidas para alcanzar un logro terrestre. Los “Siddhi” – los poderes mágicos (en yoga de segunda importancia) se ponen aquí como significación de máxima importancia. Ellos permiten aumentar la energía propia para alcanzar no solo una buena salud sino también un éxito económico y material. ¿ Pero el precio que se paga por esto no es demasiado grande?

 

¿ Espiritualidad o espiritismo? 

Si el relajamiento de meditación puede traer a veces los efectos benditos y curativos, pero tratarlo como una idea central en el sistema de los valores humanos es incorrecta del punto de vista psicológico y también espiritual. El desarrollo del cuerpo que se observa en varias técnicas de relajación o de la meditación en sí mismo es digno de atención y apreciable. Pero hay que entender que este desarrollo corporal, o recuerdo de su significado no se transformó en el culto idolatra del cuerpo lo que ahora esta pasando la cultura occidental orientada al hedonismo.

Si hoy día hay que recordar el significado bíblico y cristiano del cuerpo humano, también hay que recordar con mas énfasis el significado del espíritu o de alma y luego en su relación mutua estas ambas realidades se deben fijar el lugar adecuado para cada uno. Estos principios filosóficos y antropológicos son del máximo peso, porque en la visión cristiana del mundo el espíritu y el cuerpo permanecen unidos juntos. Y entre ellos hay una competencia continua, una lucha lo que entiende la filosofía cristiana la diferencia entre el espíritu y la naturaleza o materia, y esto no es tan claro en las ideas orientales que proponen una visión mística del mundo.

Esto podemos ver en el contexto de la Meditación Trascendental. La etimología de la palabra “trascendental” sugiere una superación de una orden natural en una dirección espiritual, mostrando un sentido a la primer vista sus aspiraciones religiosas. Estas aspiraciones a las metas religiosas de la MT existen en realidad lo que fue demostrado en el juzgado del distrito de New Yersey (USA) ya en año 1976. El significado del espíritu de que se habla, si esto sirve como una tapa para un naturalismo común, no es el mismo que significado cristiano del espíritu o realidad espiritual. Esta última observación no es todavía plenamente precisa. Hay sospechas, que las injerencias espiritistas o demoníacas no son en MT solo accidentales,  

están metidos dentro de la naturaleza de este fenómeno. De aquí viene una referencia de la postura de entender el mundo espiritual en el sentido cristiano si se trata del fenómeno de MT en su totalidad. Vamos a ver de que se trata aquí, porque de aquí sale una enseñanza y también para los que esto no les importa para nada.

 

¿Técnica natural o idolatría encubierta?

¿De donde viene todo esto? No es por nada,  pero justamente de hinduismo. Su fundador fue hindú,  un tal Maharishi Mahesh Yogi. Él fue un discípulo de un yogui, el gurú Dev, el maestro divino a quien se dedican las ceremonias de las iniciaciones de MT por igual como a otras divinidades hindúes.

Este contexto de iniciación de la MT es un hueso de discordia continua con fines problemáticos de las relaciones con la cristiandad. No solo las raíces de la MT y los principios teóricos pero también los resultados, los efectos los frutos como la base, sobre la cual el movimiento MT presenta al mundo sus planes ambiciosos o tal vez su estrategia política. En este momento el asunto se pone muy importante de verdad y a eso le ayuda la ignorancia de un hombre común.

Aparece el problema de encubrimiento de la idolatría que está presente en la MT, lo que muestra un análisis de los ritos y los comportamientos de iniciación. Un rito central de la iniciación es un rito llamado “pudya”, descripto por los partidarios de la MT como un simple agradecimiento a los servicios de los maestros que ellos transfirieron esta técnica durante los siglos pasados. Esta tesis no es completa, y es mentirosa, lo que quedó demostrado durante el juzgado en New Jersey de 1976. Basta observar la estructura de esta ceremonia.

El rito de la iniciación llamado “pudya” esta celebrado en el modo de respeto religioso y en sánscrito, idioma santo del hinduismo. El novato iniciado entra descalzado a un cuarto arreglado como un santuario. La mesa esta cubierta con un mantel blanco con una foto del ya mencionado gurú Dev reconocido comúnmente como una divinidad. Arriba de la mesa él ve las velas e incienso lo que realmente crea un clima religioso. Luego tiene su lugar el acto de adoración dedicada a las divinidades hindue Vishnu o Shiva y se menciona una pleyade de otros dioses o los personajes históricos a los cuales se otorga una dignidad divina. El gurú Dev es también mencionado y se dedica a él un himno de alabanza que lo determina como un dios encarnado.

Todo este asunto esta encubierto premeditadamente. Por eso se puede hablar sobre un engaño o sobre una trampa para las personas que son forzadas en esta manera en contra de su voluntad para adorar los dioses hindúes. ¿A que se cuenta entregando esta gente inconsciente a la liturgia secreta hindú? La respuesta hay que buscarla en el uso del mantra cuyo contenido y sentido se mantiene en secreto. La técnica del mantra es una llamada a los dioses hindúes por el nombre y es una prolongación de la ceremonia de iniciación “pudya”.

 

La meditación trascendental como anti-iniciación.

 Vemos que la primera parte del rito de iniciación llamado “pudya” posee un carácter culto y religioso lo que en el punto de vista cristiano puede ser reconocido como idolatría. El documento del Episcopado Irlandés sobre New Age (A New Age of the Spirit – Dublin 1994) 

es una advertencia sobre una manipulación idólatra practicada en MT.

La idolatría para un cristiano significa un acto en contra de la iniciación cristiana del bautismo. El novato iniciado durante toda la ceremonia queda inactivo, tal vez porque la parte preparatoria le fue presentada sin explicaciones detalladas, pero observa (o debería observar) lo que esta pasando en verdad. Los novatos tienen que traer algunos objetivos para una ofrenda. Estos objetivos tienen su significado simbólico en la simbología religiosa y de iniciación. Igual su significado religioso y con máximo peso posee el acto de ofrenda.

En la segunda parte de la ceremonia, el novato tiene el momento propio durante de traspaso de mantra que es el principio de este acto. El novato está arrodillado al lado de su maestro, que repite una palabra secreta en forma monótona. Gradualmente el sonido de esta palabra se pone mas fuerte. El maestro le invita a su discípulo con gestos para repetir esta palabra juntos. En esta manera durante esta recitación conjunta el maestro traspasa a su discípulo su propia mantra personal. Se trata de una formula de un par de sílabas en sánscrito que será para él el objetivo principal de sus meditaciones. Con el paso del tiempo el novato aprenderá repetir su mantra en forma más sutil, solo en su mente. Eso es la técnica de la meditación de repetir la mantra sin esfuerzo y sin ningún proceso mental. La postura de controlar los procesos mentales a través de los esfuerzos se entiende como incorrecta, porque aquí es más importante largar suelto la mente que corra donde quiera y la concentración lo imposibilita. Se trata, que dar ninguna dirección a la mente, evitar cualquier concentración sobre cualquier cosa excepto de recitar fluidamente la mantra. La concentración sobre un objeto mantiene la mente presumidamente sobre un nivel fijo, no la permite zambullirse en otros niveles, más profundos o mas altos de la conciencia. En estas teorías se compara la mente humana con el mar u océano con la superficie tormentosa, mientras las profundidades son quietas y silenciosas. Por esto la técnica de la MT basada sobre una mantra es como un buceo.

Se trata de experimentar los estados de conciencia más sutiles hasta llegar a un nivel llamado la conciencia divina. A todo esto sirven la técnica y contenido de la mantra cuyo significado se reconoce como puramente psicológico. Se dice sobre las vibraciones  de mantra, las vibraciones de sus sílabas deberían generar los impulsos energéticos adecuados a la energía del organismo de la persona concreta. Por esto la selección de la mantra es tan importante para una persona en el rito de iniciación.

¿Pero porque ahí, si el significado de mantra es solo psicológico? El novato iniciado esta obligado de mantener en secreto su mantra y se le aconseja no pronunciarla en vos alta. En el secreto se mantiene los criterios de elección de la mantra igual como su significado y contenido y eso tampoco no se revelan a un novato.

Las investigaciones detalladas, basadas sobre los testimonios y las pruebas de los ex miembros del movimiento demuestran su falta de sentido pero las respuestas aclaran las comportaciones raras y las consecuencias generadas por las prácticas apasionantes de la meditación. Según opinión de prof. J. Aagaard hay numerosas pruebas que las mantras, cuyas significaciones se trataban de blanquear mediante ideología “psicológica”, son simplemente los nombres las divinidades o dioses hindúes, los que en la práctica significa las simples llamadas de los espíritus. Por esto la técnica de la mantra es simplemente una continuación de una invocación espiritista direccionada a ellos durante una ceremonia de “pudya”.

Por esto es tan importante la ceremonia de la iniciación, como algo inseparable siendo una fuente de la propulsión de ese proceso. Eso es una simple invitación a los dioses ocultos para que tomen en su poder la mente, el alma y el cuerpo de un iniciado. La postura pasiva del novato lo debe posibilitar. Esta invocación llamada la meditación debe profundizar las ataduras de inicio con un “espíritu guía” a tal manera que se pondrá un peculiar “vampirismo energético” escondiendo su verdadera naturaleza.

Denis Clabaine que realizó varios experimentos específicos sobre MT, esta convencido sobre su naturaleza espiritista (Yoga oder das Kreuz, Zurich 1984, p.127).

Los movimientos energéticos en el organismo son realmente realizados, pero eso no es una energía impersonal como lo explica la ideología seudocientífica (p.130).

Esta lógica tiene su confirmación en los efectos negativos de la meditación y lo que es conocido por los cristianos como “posesión demoníaca”. Desde el punto de vista de esta lógica esto es una revelación, siempre forzado, a este guía energético o espiritual, que al comienzo algunos meditantes lo vieron como un ser amistoso.

 

La base demoníaca de la Meditación Trascendental.       

Algunos experimentos de los practicantes de MT recuerdan los fenómenos que conocemos de la práctica exorcista o de las descripciones de demonología. Las experiencias de los que practican la meditación se convierten a veces en horrorizante escenario demoníaco. Ellos pueden sentir el miedo paralizante, escuchar raras voces. Se les ocurre perder dominio sobre su cuerpo o ser tirado por una fuerza desconocida. Pueden experimentar convulsiones, temblores o contracciones pasando a una trepidación de todo cuerpo. Aveces llegan a un estado de perder la conciencia que se la recobra luego de un par de horas. No todos estos fenómenos se traduce por una injerencia del mundo de los espíritus malignos. Jacques Verlinde, que fue un practicante de MT, hoy día esta convencido del carácter demoniaco de la MT y predica esta verdad en todo el mundo.

Indicaciones sobre las consecuencias espirituales de este fenómeno y su documentación fueron obstaculizadas por actos suicidas dentro de los practicantes de la meditación y especialmente por los instructores más enterados. El otro problema es el alto índice de los suicidios entre los maestros y los instructores de la MT encubierto en secreto y no resuelto. Mientras las obsesiones suicidas son unas de las típicas manifestaciones de las posesiones demoniacas y de esto no se puede callar. Dentro del movimiento MT existe una ideología seudocientífica para encubrir estos fenómenos negativos y no esta confirmada en las ciencias médicas. Todo esto se aclara en las categorías de energética del organismo como el proceso de las descargas de las tensiones emocionales acumuladas en el pasado. El entender de la energía en estas aclaraciones es abusado o deificado. La energía esta reconocida como un absoluto. Toma el lugar del Dios personificado o algo que es espiritual. La energía cósmica, es decir el cosmos, es la misma energía que se puede encontrar en el cuerpo humano presentado como microcosmos. De la misma manera el entender de la mente o directamente el cerebro toma el lugar del alma y a la mente se le atribuye las propiedades infinitas o las posibilidades divinas.

En la misma manera en relación de los conceptos anteriores esta abusado el concepto de subconsciencia o mejor dicho “superconciencia” tratado como un depósito infinito de las posibilidades creativas o divinas. La llave a todo esto el una palabra “energía” divinizado.

La energía en estos conceptos se revela como presumida verdadera sabiduría divina de autorregulación, analógica a la divinidad de la materia en las categorías de la filosofía marxista.

Esta energía es también una forma de materia sutil. Entonces encontramos el problema de tratar el materialismo sutil. La ideología semejante es la fe de la mayoría de los radioestetas y bioenergoterapéutas. En estos casos la divinización presumida de la energía divina conduce al final a divinización del hombre que se pone a sí mismo en un rol del amo del “cosmos energético”.

En este contexto se pone claro la rendición del culto divino a las personas humanas en la ceremonia de la “pudya”. Y también se ponen en claro las injerencias demoníacas o los suicidios de los maestros enterados gnóstica y mágicamente.

En las prácticas de la MT todo asunto no se finaliza solo a las posturas gnóstico-mágicas o las teorías de glorificar el pecado de idolatría en forma de rendir culto al “hombre-dios”. Por la renuncia a este pecado fluía la sangre de los mártires romanos. Esto es un paso mas adelante, eso una invocación mágica – espiritista dirigida a las divinidades o espíritus misteriosos. La llamada a las divinidades hindúes, espíritus o los “hombres-dioses”, cuyas vibraciones energéticas presumidamente van a salvar el mundo, esto es nada mas sino una forma simplificada de la magia ritual de llamar a los espíritus por su nombre.   

No es nada raro, que después de las clases los maestros de la MT sienten la misteriosa presencia de los guías benévolos al comienzo, pero más tarde ellos cambian su estrategia.

Como confirma la ex instructora de la MT Vail Hamilton, convertida a cristiandad, a la medida que le crecía la “conciencia cósmica” comenzó observar la presencia de los seres espirituales que le acompañaban durante las meditaciones. “Cuando me convertí a la cristiandad, me encontraba con los mismos espíritus que experimentaba durante la MT. Pero me renacido de nuevo en Cristo, ellos se pusieron enemigos y trataban dominarme. Pero siempre tenían que salir cuando les ordenaba en el nombre de Jesús. La Biblia enseña que el diablo llega como un ángel de la luz para engañar a la gente.”

 

Las manipulaciones “idolatras” en otras sectas de la descendencia oriental.

La tentación idolatra es típica para las sectas orientales en las cuales se diviniza a la gente y se les rinde culto. El ejemplo de la MT es enseñador. Existen muchas situaciones similares como en ejemplo el famoso mago y milagrero Sai Baba, que se pone como un dios superior que Cristo y muchos radiestetas o bioterapeutas su divinidad reconoce en el mismo sentido. La invitación a la contra iniciación idolatra se esconde especialmente a los cristianos. Por esta razón las sectas orientales inventaron una denominación a la manera el “engaño divino” o una “trampa transcendental” para justificar sus prácticas no siempre honestas. Una de ellas es un trato a compartir un plato vegetariano como una propagación de la cultura védica pero siendo simultáneamente una comida dedicada y sacrificada a la Krishna. (Con el carácter culto e iniciación).

Los “Fieles de Krishna” invitan a los cristianos en participar en un acto de la “traición espiritual”

sin informar que la comida que nos ofrece esta preparada a la intención de Krishna. Oficialmente se dice sobre la comida vegetariana servida como acto cultural de presentar la cocina hindú. No nos informan que esta comida esta dedicada antes a la Krishna siendo luego servida a la gente.

Los grupos Gandow y la Iglesia Unida Moon son las congregaciones que propagan los principios de Krishna, y sus fundadores Gandow y evangelizador Moon son reconocidos por sus seguidores como las divinidades vivientes superiores que el mismo Cristo. Para los cristianos que por su curiosidad participan en los actos de estas sectas es un acto de una idolatría donde se degrada y traiciona del Cristo.

El hombre que propagó en occidente la cultura de la filosofía del misticismo hindú y de yoga en el espíritu idolatra fue Paramahansa Jogananda. Edición de su libro “Autobiografía de un practicante de yoga” fue un gran éxito en la popularización de yoga y produjo un gran movimiento alrededor de Jogananda. El libro propaga la experiencia del autor, quien presenta en su libro los principios de sincretismo religioso que usa para amplificar su influencia. Según él krija-yoga es presuntamente la misma sabiduría que fue traspasada por el Krishna un par de mil años en Aryun, el más grande profeta de India. Ella fue también conocida por el Cristo, San Juan, San Pablo y otros discípulos. Lo de mas, Jogananda interpreta El Evangelio en el espíritu de la gnosis y el sincretismo hasta su propia interpretación de los textos revelados, lo que se puede llamar la “falsificación del Evangelio”.

Shri Aurobino uno de los maestros espirituales hindúes atado con yoga que influyó a todas las sectas espiritistas contemporáneas organizadas dentro de New Age. Influyó también al método Silva (que enseña de una divinidad humana idolatra) y al Rayneesh (Osho) que propagaba las imágenes idolatras de su propia persona como un dios y obligaba a sus seguidores tenerla colgada en cuello.

Las practicas de yoga producen supuestos cambios de ser por medio de la comunión y unión o personificación con una conciencia superior. Eso se entiende como un proceso de evolución y su última fase se llama “supermente” o “gnosis”. Esto significa una “divinización humana” idolatra, es decir una transformación total, que se logra mediante ascesa (rechazada por mayoría de los seguidores de New Age). Las ideas propagadas no se separan de las técnicas tradicionales que propagan la divinidad del alma humana.

El ocultista y satanista A.Crowley en su libro “El libro del yoga y magia” presenta la magia sexual influenciada por el tantrismo aplicado en las sectas libertinas y satánicas en Europa.

Buscar en el sitio

Contacto

En la senda del zahorí