Conoced la verdad y ella os hará libre

Metodo de relajación cristiano

07.04.2014 08:58

Siempre les he comentado que la oración es una herramienta muy eficaz para el avance espiritual, además de ser protectora, curativa y un medio de comunicación directa con el creador. No obstante, para que esta tenga resultados es necesario estar en un estado de pasividad, tranquilidad y receptividad. Esto es complejo de realizar si no se tiene el interior despoblado de tensiones y preocupaciones. Bueno, para ayudarlos, les publico a continuación un método de relajación recetado por un sacerdote muy querido por mi, el padre Ignacio Larrañaga. Muy aconsejable es usar este metodo a diario. Hará que su nivel biotico se mantenga armónico, además los ayudará a dormir mejor, tener mejores relaciones interpersonales, etc. Está separado en cuatro elementos fundamentales que son la relajación corporal, mental, la concentración y respiración. Espero este metodo de relajación les sea de mucha utilidad, como lo es para mi.

 

Relajación Corporal: Tranquilo, concentrado, suelta uno por uno los brazos y piernas (como estirando, apretando y soltando músculos) sintiendo como se liberan energías. Suelta los hombros de la misma manera. Suelta los músculos faciales y los de la frente. Afloja los ojos (cerrados). Suelta los músculos-nervios del cuello y de la nuca balanceando la cabeza hacia delante y hacia atrás, y girándola en todas direcciones, con tranquilidad y concentración, sintiendo cómo se relajan músculos-nervios. Unos diez minutos.

 

Relajación Mental: Muy tranquilo y concentrado, comienza a repetir la palabra "paz" en voz suave (a ser posible en la fase espiratoria de la respiración) sintiendo cómo la sensación sedante de paz va inundando primero el cerebro (unos minutos sentir como se suelta el cerebro); y después recorre ordenadamente todo el organismo en cuanto vas pronunciando la palabra "paz" y inundando todo de una sensación deliciosa y profunda de paz.

Después, haz ese mismo ejercicio y de la misma manera con la palabra "nada", sintiendo la sensación de vacío-nada, comenzando por el cerebro y siguiendo por todo el organismo hasta sentir una sensación general de descanso y silencio. De diez a quince minutos.

 

Concentración: Con tranquilidad, percibe (simplemente sentir y seguir sin pensar nada) el movimiento pulmonar, muy concentrado. Unos cinco minutos.

Después ponte tranquilo, quieto y atento; capta y suelta todos los ruidos lejanos, próximos, fuertes o suaves. Unos cinco minutos.

Después con mayor quietud y atención, capta en alguna parte del cuerpo los latidos cardiacos, y quédate muy concentrado en ese punto, simplemente sintiendo los latidos, sin pensar nada. Unos cinco minutos.

 

Respiración: Ponte tranquilo y relajado. Siguiendo lo que haces con tu atención. Inspira por la nariz lentamente hasta llenar bien los pulmones y expira por la boca entreabierta y la nariz hasta expulsar completamente el aire. En suma: una respiración tranquila, lenta y profunda.

La respiración más relajante es la abdominal: llena (se hincha el abdomen); se vacían los pulmones al mismo tiempo se vacía (se deshincha) el abdomen. Todo simultaneo. No fuerces nada: al principio, unas diez respiraciones. Con el tiempo pueden ir aumentando.

 

¿Les gusto? Bueno, pueden realizar este ejercicio acompañandolo con música relajante, como la usada para reiki, en la red hay mucho de esto. Les dejo un link a modo de ejemplo www.youtube.com/watch?v=4b-PCC88AJg

Deben utilizar estos ejercicios con libertad y flexibilidad en cuanto al tiempo, oportunidad, etc. Al principio, quizás, no sentirán efectos sensibles. Paulatinamente irán mejorando. Habrá veces en que los efectos serán sorprendentemente positivos. Otras veces, lo contrario. Orar es un arte así que depende del aprendizaje, metodología, pedagogía y de ejercicios. Si muchos quedan estancados en su vida espiritual es por falta de disciplina, orden y paciencia. Así que a animarse, y a estar preparados, la visita divina podría ser en cualquier momento.

Si no te gustó, o no te acomoda este método, hay muchos otros, este es solo uno de ellos, mi preferido por lo demás, así que a seguir investigando para que den con el suyo (Fuente: "Encuentro", Manual de oración, Padre Ignacio Larrañaga).

 

Buscar en el sitio

Contacto

En la senda del zahorí