Conoced la verdad y ella os hará libre

Mi abuelo y el sagrado corazón de Jesús

13.07.2013 01:18

Siempre recordaré la última visita de mi abuelo materno José. Después de casi 30 años sin verlo se dió un tiempo y antes de irse de este plano se vino a despedir de mi. Conversamos cerca de 10 minutos y luego se fue. Nunca más lo volví a percibir.

Dejé de ver a este abuelo a muy temprana edad. Luego de su separación con mi abuela no fue mucho lo que compartí con él en mi infancia. Más encima eran muy pocas las visitas que el realizó tiempo despues a la casa de mi madre. Creo,  puedo decirlo, no sé lo que es sentir el afecto de un abuelo, ya que, al otro por parte de mi papá, ni siquiera lo conocí. Bueno, peor debe haber sido para mi padre que nunca tuvo a su papá a su lado.

Recuerdo que mi abuelo me llamaba por mi sobrenombre, "Pasquita". Cuenta la  historia que cuando estaba comenzando a hablar no podía pronunciar la palabra “pascua” y lo que me salía entre balbuceos era “pasca”, en referencia al árbol de pascua. La cosa es que para la familia yo era el "Pasca".

José, mi abuelo, no siempre estuvo ausente, recuerdo él vivió con mis padres un tiempo. De una personalidad fuerte, le gustaba mucho escuchar tangos, ¡podía estar horas escuchando tangos!. 

Dentro de sus cosas personales, lo que más recuerdo es un cuadro que representaba al inmaculado corazón de Jesús, imagen muy popular y que hasta el día de hoy es usado como adorno de muchos hogares. Este cuadro siempre lo recordé porque siendo pequeño siempre me pregunté quién era el señor que salía retratado, y al cual sentía era muy importante. Al pasar los años comprendería que el hombre de la imagen era más que importante…

Bueno, lo que pasó el día de la despedida con mi abuelo fue un tanto perturbador. Fue una experiencia que solo la compartí en su momento con mi esposa y ahora con ustedes.

El día en que mi abuelo falleció, hace aproximadamente 6 años, y después de 30 años sin saber de él, en su estado espiritual vino a despedirse de mí. Siendo alrededor de las 4 am, miré mi reloj, algo me tocó sutilmente la cabeza y me despertó. Me senté en mi cama, miré para el lado pensando que había sido mi esposa la que me despertara en esos momentos, pero ella dormía profundamente. Luego a mi derecha, al lado de mi cama, percibí una fuerte energía. Recuerden soy sensible a las energías sutiles. No vi nada, solo percibí y luego escuché una voz conocida por mí, y que me habló. Está voz solo la sentía en mi mente, algo así como comunicación telepática, la reconocí inmediatamente ¡Era la voz de mi abuelo!. En esta insólita comunicación, me indicó que había fallecido en la sala de un hospital producto de un infarto al corazón y que le había sido concedido el despedirse de sus seres queridos en un tiempo aproximado de 48 horas. Respecto de mi, me indicó que se dio cuenta que podía "percibirlo"  y que por eso su despedida habría sido más directa. Luego me indicó que estaba muy tranquilo, en paz, nos despedimos y de repente se fue.

¡Uf! Increíble ¿no?. Bueno, después de ya no sentir nada cerca de mí, desperté a mi esposa y le conté lo acontecido. Esta se mostró muy sorprendida. Esa noche me quedé dormido pensando que todo había sido una especie de alucinación, un sueño vívido. Nunca mi contacto con espíritus había sido tan directo como en esa ocasión. Otras veces me han tocado, o me han susurrado, o me hablan en sueños, en otras los he visto pero no me han hablado.

Bueno, a primera hora del día, como a  las 7:30 am sonó el teléfono de mi casa. Era mi madre. Apenas la escuche le dije: Mamá, ya se por qué me llamas tan temprano. ¿Por qué? Me dijo ella. Murió mi abuelo, ¿cierto?. Mi mamá al otro lado del teléfono quedó un momento en silencio. Luego me preguntó si alguien me había llamado antes que ella para darme la noticia. Debe haber sido un misterio para mi madre, que tampoco veía a su padre hace mucho tiempo, entender  por qué yo sabía de la muerte de el. Bueno, luego me contaría que la llamó la persona con la cual mi abuelo convivía, una señora que era enfermera, y que estuvo los últimos momentos de vida con mi abuelo, que falleció en un hospital producto de un ataque cardiaco más menos a las 4 am. Esta señora le entregó a mi madre algunas pertenencias de mi abuelo dentro de las cuales estaba el cuadro con la imagen del inmaculado corazón de Jesús que nadie quiso en la familia y que lo tengo en un lugar de privilegio en mi dormitorio.

Es por esto mis queridos que deben estar alertas cuando fallezca un familiar directo, si es que lo desean percibir, ya que,  de acuerdo a mi experiencia y a la información que me dio mi abuelo,  ellos tienen alrededor de 48 horas para despedirse de nosotros sus seres queridos. Es más, podría ser que puedan percibir a otros parientes fallecidos, ya que, muchas veces los vienen a escoltar en la transición a este nuevo estado de vida. 

Ah! Y no se olviden de orar por ellos, ya que, el puente, la comunicación, no se termina con la muerte, solo cambia.

 

Buscar en el sitio

Contacto

En la senda del zahorí