Conoced la verdad y ella os hará libre

Momentos de debilidad

19.08.2013 21:18

Hay días en que me gustaría dejar todo he iniciar una nueva vida. ¿Les ha pasado esto por la mente? Me imagino que si, a todos nos pasa y es una sensación extraña,  irresponsable, pero inevitable. No quiero negativizarlos con esto, muy por el contrario, mi intención es que entiendan que a todos les pasa, inclusive a los más positivos.

Espiritualmente esto puede tener algún tipo de explicación. La vida moderna está llena de desafíos y presiones. Agreguémosle a esto nuestro verdadero motivo de vida; el por qué estamos en este mundo material y de la lucha invisible que sostiene el mundo inmaterial para que cumplamos nuestro propósito, o simplemente no lo cumplamos.

Más encima, como el materialismo es la corriente de pensamiento que impera, se nos olvida el mundo espiritual, muy cercano a nosotros, y en donde existen seres invisibles, espíritus, que están librando una verdadera batalla, unos a favor nuestro y otros en contra. Lamentablemente los espíritus inferiores ganan ventaja alterando nuestro pensamiento, afectando nuestros sentimientos y por ende nuestra voluntad. Resultado: energía enferma.

Siempre les he inculcado a ustedes la oración, no es por un mero capricho. La oración es una manera de estar fuera del alcance de estos "no buenos" seres invisibles que quieren que nos apartemos del camino moral, del camino del amor. Ni Jesús en su vida terrenal se libró de ellos, y la biblia nos los muestra siempre rodeándolo y esperando momentos de flaqueza para hacerlo caer, para lo cual se retiraba y oraba extensamente sin desfallecer. Era su forma de combatirlos.

La lucha entre el bien y el mal siempre se ha dado, más ahora en donde vemos que los espíritus inferiores están más activos que nunca y ganando ventaja. Dios no va a permitir que ellos venzan, eso ténganlo por seguro, pero debemos luchar y entender que el fin último de la vida no está en embellecer el cuerpo, ni en poseer bienes materiales, sino que el fin es entender que  somos seres espirituales, eternos, que debemos respetar y amar a la divinidad que es Dios y que para eso debemos moralizarnos como Jesús nos enseñó.

Por eso cuando se crucen por su mente estos pensamientos negativos tengan pleno conocimiento de que pueden ser espíritus inferiores que están influenciándolos para que se depriman, se vengan abajo y vean todo de color  oscuro. No obstante, si ellos no pueden con ustedes, tratarán de influenciar en su contra a la gente que los rodea. El efecto buscado es el mismo, dañarlos, reírse de ustedes. Sean fuertes. Si se encuentran en esa situación, realicen inmediatamente el siguiente ejercicio para salir de ese estado; denles a entender mentalmente que su juego ha fallado y que ya tienen conocimiento de que ellos están ahí para hacerles el camino difícil. Oren y pidan protección a Dios para que les saque a estos seres inferiores de su vida y les envíe seres espirituales más evolucionados, y que además los ayude a salir de la situación dificil que estén pasando. Ah!, no se olviden de que tienen un protector asignado, su ángel guardián. Pidan su ayuda directa, y cúmplanle, vayan por la senda del bien común, del amor al prójimo, de la moral. No le fallen, porque de lo contrario se alejará. ¡No crean que ustedes son los únicos que él tiene asignado!. Se darán cuenta con esto que la luz ganará espacio en sus vidas y que las tinieblas se retirarán. Usen bien su libre albedrío.

¡Tengan buena vida!

Buscar en el sitio

Contacto

En la senda del zahorí