Conoced la verdad y ella os hará libre

Sobre los peligros del New Age, el esoterismo, la radiestesia, el magnetismo y la hipnosis

21.03.2011 22:39

Mi búsqueda y mis constantes peticiones de orientación me han llevado a este articulo que quiero compartir.

Jacques Verlinde
Elaboración en la base del testimonio de padre J. Verlinde.
“El Dios me salvó”- una grabación de 120 min

Quisiera compartir mis experiencias relacionadas con las prácticas del Oriente, mostrar los peligros asociados con ellos e indicar los caminos de salida de estos problemas.

Soy un monje con una llamada atrasada. Crecí en familia cristiana. En el año 1968 de los grandes cambios y disturbios culturales tenía 20 años. Siendo un joven científico estaba preparando una tesis del doctorado de física y química. Intentaba reemplazar en mi corazón la presencia de Dios por otros ideales como una actividad social, movimiento estudiantil, etc. Eso no podía llenar el vacío que quedó de Dios.

Ninguna de las ideas podía reemplazar el Dios que en mi infancia me fascinaba, especialmente Jesús Cristo, el Dios en Eucaristía. Ese vacío me produjo una pérdida del rumbo de mi vida.

Un día fui invitado a las meditaciones trascendentales. Este encuentro para mí fue impresionante.

Se formó en mi una convicción, que gracias a esta técnica, de nuevo encontré un camino de mi vida interior.

Me caí en eso con toda mi alma y cuerpo, en el remolino de la meditación.

Al poco tiempo empece a sentir una rotura psíquica. Todos que practican una meditación trascendental saben que no pueden dedicarse a ella sin sentir sus consecuencias. Me encontré en estado de fuerte confusión.

Decidí llegar a un gurú que estaba detrás de la técnica practicada por mí. Me fui a España. El gurú me atendió con gran simpatía. Por su consejo terminé el doctorado y de nuevo volví a él. Fui discípulo de él y estuve todo el tiempo con él. Pude pasar con él mucho tiempo en Himalaya, lugar donde él mismo aprendió todas las técnicas. Me he entrenado con el fundamento filosófico y con el contexto hindú. Conocí varias prácticas que Occidente los llama yoga.

Igual como yoga otras prácticas orientales son mucho mas complicadas y compuestas de lo que se cree en Europa o en USA. Hay que ver su fundamento doctrinal ante todo darse cuenta de la meta adonde deben conducir. La meta de todas las técnicas orientales es encontrar el absoluto, la divinidad, causar una unidad es decir una fusión, sobre la cual comentaré mas adelante. Se aclama una enseñanza pantéica que todo es un Dios. Se borra las limites entre Dios y la criatura. Así que todo es una manifestación de Dios: la planta, la silla. No se puede salir de esto porque eso es una zona cerrada. Es posible una evolución peculiar dentro de ese ser en el cual estamos puestos.

En el hombre el asunto es así: yo igualmente soy un dios, lo que tengo concientizar paso por paso. El dios según estas ideas no es una persona; es un principio, poder, fuerza cósmica. Yo tengo que romper todas las limitaciones peculiares de mi personalidad y fundirme dentro de totalidad del mundo que me rodea: ser parte de él, unirme en él. Así que el precio que hay que pagar por la llegada al dios entendido de esta manera es la renuncia de mi personalidad, de mi ego, y fusión dentro de la energía que me rodea.

Hay que concientizarse bien, que la base de las prácticas orientales es el rechazo del Dios personificado.

Las divinidades de hinduismo como una triada: Visnu, Brahma, Shiva, son en realidad los principios. No se habla de los seres –personas. Se acentúa la unidad. Ella es más importante: está fuera de cualquier discrepancia. (...)

Como ya hemos subrayado, la base de las prácticas orientales es panteísmo, una idea que todo es un dios impersonal. Esto conduce a la renuncia de la propia personalidad. Si entonces el dios debe ser la única entereza, tengo que eliminar mi tamaño personal, mi propia particularidad, diferencia y fundirme en una energía cósmica que se manifiesta en la grandeza de las existencias que nos rodean.

La renuncia de la propia personalidad y fusión en la energía cósmica es la meta de las técnicas orientales.

Todo esto compone un conjunto de ejercicios físicos, que tienden a dominar la energía física y mental.

Estas técnicas conducen a algo en el sentido de la pérdida de la conciencia, a la fusión en una energía cósmica, hasta la unión con la naturaleza. Esto es entonces una experiencia con carácter impersonal: me fusiono y me pierdo en el universo que no tiene nombre.

No se trata solo de la unificación con el mundo de alrededor y sus fuerzas. Hay que sobretodo unirse con su maestro, porque una relación entre un discípulo y maestro esta reconocida como dualidad que tiene que ser superada.

Se ve entonces, que el carácter de este sistema es la despersonalización, es decir, una aspiración para liberarse de la personalidad, una aspiración de anular su distinción e identidad. El dios no esta reconocido como una persona y el camino hacia Él conduce a una despersonalización.

Los caminos propuestos por las técnicas orientales no se puede comparar con el camino hacia Dios en el judaísmo y cristianismo. La Revelación de Viejo y Nuevo Testamento habla de Dios, que se diferencia del mundo, de naturaleza, de cosmos, sobre el Dios Creador de todo esto. Este Dios diferente de criaturas se revelo a nosotros. La Revelación muestra una diferencia clara entre Dios y una criatura que por medio de Él fue llamada a la existencia. Este Dios en la presencia de Abraham se reveló que es un Dios Creador. Mostró lo que es una criatura.

En la cristiandad, la naturaleza divina nunca se personifica con la naturaleza. Este entendimiento formó el modo de relación a Dios en persona. Nosotros podemos orar a Él que es una persona y nos permite estar personas particulares. Yo puedo ser un diferente “yo” antes de “Algo” que es “Tu” divino. Junto con Él puedo actuar, crear una historia a la cual Él mismo me llama. El Dios personal me llama a la Eternidad, que no tendrá su fin. Como personas somos invitados al diálogo de amor con el Dios personificado y no a una experiencia que nos quita nuestra personalidad a favor de la unión, la fusión con el mundo.

En la historia el panteísmo tenía sus manifestaciones en las mezclas entre el Dios y la criatura, con los límites perdidos entre el Creador y la criatura. Así el culto fue rendido a las criaturas. San Pablo en su carta a Los Romanos advierte sobre el peligro de poner la criatura antes de Dios. (Rom 1,25) Estamos a veces tan fascinados por la maravilla del mundo que olvidamos que eso es un pálido reflejo de belleza y poder de Dios.

Vuelvo a mi testimonio.

 

Entré en el camino de la mística natural en buena fe, me parecía que iba a encontrar el Dios por la renuncia de mi personalidad. Esta postura, lo que observé mas tarde, fue el volver a la vida fetal.

De esta manera se determina la tendencia humana que se manifiesta en las situaciones difíciles de la vida. En estas situaciones el hombre desea renunciar de si mismo, abandonar el camino de la creación de su personalidad: quiere volver a su estado embrional. Tal vez en su subconsciencia desea vivir en unidad que le unía en el estado embrional con su madre. En esta etapa de la vida, para el hombre no existía ningún problema porque la conciencia propia no le fue todavía plenamente formada. El hombre puede sobrevivir un dilema: ponerse enfrente de la lucha difícil por su propia personalidad o aplicando varias técnicas orientales renunciando de su personalidad mediante fusión en una energía cósmica, en el camino de fusión con el mundo.

el disgusto para la lucha difícil para construir su propia personalidad y la búsqueda de la huida en la fusión con la naturaleza se puede entender parcialmente, cuando nos damos cuenta de las consecuencias del pecado original: nuestra herida, debilidad moral e inercia.

Así antes de nosotros se abren dos caminos espirituales opuestos. El primero es el camino de la mística natural en la cual se mezcla el dios con la naturaleza lo que en consecuencia conduce a un regreso espiritual, retroceso, renuncia de nuestra propia personalidad a favor de una impersonal fusión con la naturaleza.

El segundo camino, cristiano, conduce al fortalecimiento de su personaje. El Dios Personificado nos obsequió ser su hijo. Tenemos que permanecer en contacto personal con dios, nuestro Padre. Somos llamados para una tarea de crecer en nuestra infancia divina, permaneciendo en la unidad no con la naturaleza, no con las energías cósmicas pero con Jesús Cristo Hijo de Dios.

En caso mío, aplicando varias técnicas estaba caminado por el primer camino: el camino de la mística natural. Alcance el estado moks (nirvana). Quisiera decir un poco más acerca de las técnicas descriptas en los libros de Veda. Estas prácticas son una experiencia profunda subjetiva. Tiene un fuerte efecto psicosomático. Estas técnicas tienen que llevar a una fusión con la naturaleza. Todos los fundamentos de yoga tratan de desbloquear la “energía cósmica” de la cual somos dependiente, y su ubicación se encuentra en la base de la columna vertebral. Eso se llama cundalini. Esta energía tiene que crecer en los canales energéticos – ida y pingala – ubicados en ambos lados de la columna vertebral cruzándose mutuamente. La salida de estos dos canales esta en las aperturas nasales. Las cruces de los canales se llaman chacras. Cuando se desbloquea gradualmente estas energías mediante las posiciones corporales se aumenta y se abren otras chacras.

Las mantras como las fórmulas repetidas de memoria tienen su meta: abrir las chacras y desbloquear la energía.

Así la energía cósmica tiene que crecer a lo largo de la columna vertebral y llegar hasta la chacra que esta ubicada en la punta de la cabeza. Cuando la energía llega a la chacra superior se produce una explosión de conciencia, llamada moks samandhi. Los tres aspectos de la técnica son los siguientes: 1) posicionamiento del cuerpo para desbloquear la energía de todo el cuerpo, 2) pranayama el control de la respiración y 3) mantra. 

Vale la pena subrayar que en esta técnica se trata de ejercitación de autohipnosis de la mente. Para esto se repite mecánicamente la mantra que se pone mas larga. La mente esta ocupada totalmente con este ejercicio, se concentra sobre él, lo que causa un chasqueo. Se produce una fuerte tensión de la mente que en fin no la aguanta y deja funcionar. Aparece un momento de vacío. Y así todas las prácticas conducen a un estado de experimentar llamado nirvana: se produce la pérdida de la conciencia personal y la fusión con todo lo que nos rodea. A este momento le acompañan los estados físicos, como baja del ritmo cardiaco y respiración. Muy fuerte se achica el metabolismo. Este estado es un estado muy remoto de una normalidad. Se llama samadhi. Cuando se pierde la conciencia personal, desaparecen de la conciencia los problemas. Por esto, estos estados son tentativos. Por las mismas razones la gente toman las drogas, alcohol. Trata de olvidar sus problemas y la eliminación de su memoria de todas las cosas personales.

Así me entregué totalmente a las técnicas y a los ejercicios. Gracias a eso me encontré en la India al lugar donde muchos europeos en general llegan. Pasé por una práctica muy intensa y gané varias experiencias. También pude sobrevivir y ver la meta donde conducen las prácticas de yoga presentadas a la gente de occidente como totalmente no amenazante.

Pasando las etapas de inicios entré en ocultismo. Me entré muy rápido. Mis chacras fueron abiertas, fui preparado a las prácticas orientales. Asimilaba todo asombrosamente rápido lo que me permitió llegar muy       lejos.

Estas prácticas deberían traerme una liberación, mientras que me quedé insaciable. En ese tumulto de las cosas no se elimina del corazón humano el deseo de amor. Si el hombre se une con todo, el amor no aparece. El amor no se contempla en soledad. Para amar se necesitan dos personas. El amor es algo impersonal, mientras la nirvana y samadhi son las experiencias en total soledad. El corazón humano esta creado para el amor.

Me inquietaba algo durante todas experimentaciones y gritaba en la dirección de mi ego, tan muy deseado.

Pienso que en el corazón de estas insatisfacciones me estaba esperando el Señor. Llegó para llevarme mediante un acontecimiento totalmente accidental.

En torno del gurú habían personas con estado de salud mala, mientras que en los folletos de dichas técnicas se subraya su influencia positiva a la salud. La mejora de la salud es muy subjetiva. Para el largo tiempo los cambios energéticos en las células, todo metabolismo pasa por grandes disturbios producidas por las causas contra la naturaleza. Los cambios en metabolismo no facilitan la vida fisiológica y la pérdida de conciencia personal no ayuda a la psíquica humana. Con el tiempo llega un derrumbe psicisomático.

La pérdida de la personalidad empieza a inscribirse en la vida cotidiana. La renuncia de su personalidad está entendida en la tradición hindú como algo entendible, algo positivo. De verdad esto conduce a la destrucción de las posibilidades psíquicas y se refleja en el sistema psicosomático.

Así entonces el gurú llamó a los médicos para examinar las personas de su entorno. Una de las personas fue una cristiana y me hablaba de Jesús. Su nombre me devolvió toda la conciencia cristiana, me recordó de Dios personal, que no es un principio, ni poder cósmico, pero es lleno del amor al cual me llama tuteándome.

Ese fue un momento crucial de mi vida. Totalmente inesperado entré en el camino sobre el cual se encontraba Jesús. Era para mí como una imagen de Tu en tamaño divino, o mejor como Yo en tamaño divino, que me llamaba personalmente, que me gritaba y esperaba, que vino a mí diciendo: “Cuanto tiempo me ordenas que te espere”. Llegó a mí el Señor. Es que yo no hallé a Dios, Él mismo llegó a mí.

Entré en el camino de la conversión.

Entendí que tengo que retirarme de una fascinación de la naturaleza y dirigirme rumbo del Creador. Entendí la definición del pecado formulada por Santo Tomas: “Aversión a Dios y conversión a la naturaleza”. La naturaleza no debe ser entendida como una divinidad.

No quiero valuar la gente de fe hindú. Algunos dicen que un hindú, nacido en su cultura, que vive honesto y busca a Dios toda su vida, que todo para encontrarse son Él, le encontrará en su corazón. Tal vez. Con nosotros no es así, hemos recibido la posibilidad encontrar el Dios vivo, el Dios que no llama a unión con Él.  

Con el tiempo empecé a entender mejor, que el camino elegido fue una marcha para atrás, la vuelta a la etapa antes de la revelación de Dios. Debería efectuar una vuelta para dejar la fascinación e idolatrar la naturaleza y encontrar al Dios viviente, que me invitaba a santificar la vida, abandonar las prácticas engañosas, a caminar sobre el camino, por el que Él mismo quiso conducirme, respetando totalmente mi libertad. Dios me llamaba para caminar sobre el rumbo del crecimiento y desarrollo verdadero.

Tenía que abandonar todo y caminar paso por paso tras las huellas de Cristo. Tenía solo una valijita, entonces abandoné rápido mi gurú sin dejar mi próxima dirección.

En mi corazón entendí, que se trata de honestidad, de búsqueda sincera a Él, me movió primero. Cuando antes abandonaba todo, siguiendo a mi gurú, me parecía que iba a descubrir el Dios. Ahora quise estar fiel a esta elección. Sabía que tenía que abandonar todo por segunda vez y seguir tras uno, que invadió mi vida. Esto fue el Señor Jesús.

Me faltaba la humildad. En vez escuchar las enseñanzas del Cristo y reconocer, que todo esto tengo que asimilar, en vez de abrirme a actuación de Espíritu Santo, elegí mi propia actividad. En vez de permitir a la misericordia divina abrazarme y enseñarme, preferí actuar rápido. Caí entonces, como antes en una trampa.

¿ De que se trata? Se trata del camino muy peligroso, sobre cual, igual como yo, entró mucha gente joven.

Entonces volviendo de Oriente, sentí en mi distintas vibraciones. Esta palabra está ahora de moda, porque está usada por New Age y compone una síntesis de todas las experiencias orientales. Así volví con toda supersensibilidad causada por las aperturas de las chacras. Empecé a ponerme gradualmente un médium, así hay que nombrarlo. La apertura de las chacras produce que nuestra sensibilidad se ponga muy delicada, nos ponemos como los receptores sencillos de la energía de naturaleza y cósmica, somos un médium.

Un radiestesista que lo encontré, descubrió lo que fue para mi una sorpresa, soy dotado extremadamente.

Me dice: “Ud. tiene un don insólito. Hay que aprovecharlo y servir a los demás”. Probé. Realmente todo me salía bien. Diagnosticaba como médico sin dificultades y luego me di cuenta, que no solo poseía un don de radiestesista, también podía magnetizar, es decir curar poniendo mis manos. Escuche de nuevo: ”Este don también hay que entregar en servicio a los prójimos”.  

Así que en la mejor fe empecé a practicar radiestesia y magnetismo. Durante estas prácticas estaba orando.

Trataba de juntar con estas prácticas la nueva dimensión de mi vida cristiana.

Estas prácticas en realidad no son nada diferentes, solo un ocultismo. Tengo que precisar este concepto. El ocultismo es una concentración de las disciplinas, las técnicas tratan de manipular las energías naturales, que no son captadas por las ciencias exactas como la física, biología y química. Se trata de manipular las energías de la naturaleza. Estas técnicas se llaman comúnmente ocultismo, es decir la sabiduría secreta, porque las energías que se manejan están fuera de alcance de la medición científica.

Si se trata de radiestesía, esta basada sobre una sensibilidad tipo médium, direccionada hacía ciertas energías emanadas por las personas o plantas. El magnetismo es una práctica de direccionar las energías salientes de nuestro cuerpo a las personas que se trata de curar.

Esto puede sorprender a algunos, pero la radiestesía y el magnetismo se califican como las prácticas del ocultismo, o en otras palabras de la magia blanca. Algunas personas esto puede aterrar, porque muchos cristianos practican radiestesía y magnetismo en buena fe igual como yo lo practicaba.

Seguía practicando el magnetismo y radiestesía. Esta facultad desarrollé porque anteriormente practicaba yoga. Fui un médium de la energía cósmica.

Luego de un cierto tiempo me di cuenta, que podía diagnosticar sin péndulo, usando el don de clarividencia.

Esta facultad esta bien conocida en el Oriente. Compone una parte de sidi (el poder) que aparece en forma natural y se manifiesta lentamente como se abren las chacras, y el hombre empieza a fusionarse con las energías cósmicas. Es el médium, el canal, el instrumento de estas energías.

Entonces desarrollé estas facultades, la facultad de clarividencia y otras más. Fui sorprendido. No entendía como podía ser obsequiado con tantas facultades. Le entendía como los obsequios de Dios, pero yo no estaba ni un pedazo mas santo de los demás y no entendía los motivos de poseer semejantes dones.

Este aumento de mis facultades extraordinarias empezaban a inquietarme. Otra cosa que observé y me perturbaba es que en el progreso de mis facultades empecé observar las cosas raras, que se llaman en USA channeling. Eso no es algo nuevo, solo el espiritismo normal.

Poniéndome como un médium, me di cuenta que estoy abierto a seres raros. No quiero llamarlos espíritus, solo les llamo seres. Estos seres para manifestarse usaban mi psiquis y en otros momentos con mi permiso usaban mi voz, es decir todo mi cuerpo.

Eso fue, claro, demasiado inquietante.

Por lo menos me inquietaba. Cuando se observa la New Age y otros movimientos, se ve en las personas la búsqueda de este tipo de experiencias, en vez de miedo. La experiencia más frecuente es un channeling. Palabra inglesa significa el canal. Nosotros como médium podemos ser un canal para varios seres. En el channeling se trata de un contacto por medio de un canal humano con ciertos seres, que no siempre se revelan quienes son. Nos situamos en un canal para una existencia, que es nada, solo un ser espiritual, que responde, por ejemplo, a nuestras preguntas. Se manifiestan usando varios medios y maneras, lo que me empezó a inquietar. Quienes son estos seres, me enteré luego de una experiencia. La voy a compartir con Uds. pero para mi no es algo grato.

Esto tenía su lugar durante la Misa Santa que era para mi un acontecimiento cotidiano. En el momento de la ofrenda del pan y vino, empezaron a llegar a mi mente los pensamientos blasfemos en contra de Jesús presente en la Eucaristía. Luego de la misa me fui a la sacristía y hablé con el sacerdote. Me respondió con toda paciencia: “Esto no me sorprende de ningún modo”. ¡ Cómo no le sorprende, que bueno! - le dije. “Soy un exorcista de diócesis. Nos veremos de nuevo. Vamos a analizar todo y veremos de que se trata”.

Y lo hicimos. Me propuso ejecutar los exorcismos, lo que fue absolutamente necesario. Ese etapa fue para mí muy doloroso, profundamente humillante, por lo cual le agradezco al Señor. Los exorcismos fueron para mi un tiempo de reconocimiento profundo, cuando Dios me permitió valorizar las influencias de todas mis prácticas y que me entregué en buena fe.

Me enteré cómo fui acosado, a pesar de mi fe. Estos seres empezaron presentarse gradualmente. Esto no se realizó rápido, sino día por día. A medida de colaborar con ellos, perfeccionamos nuestras habilidades como los médium, ellos avanzan y manifiestan su presencia cada vez mas fuerte. La confrontación con la Eucaristía fue necesaria para desenmascararlos y manifestar su enemistad con Cristo.

Me puse como un testigo de la batalla entre las fuerzas de las tinieblas y de la luz, porque durante los exorcismos yo mismo fui el campo de la batalla. Me enteré de la devastación causada por ser un médium. Desde ese momento pude valorizar mis experiencias rigurosamente y deseo compartirlo con Ustedes. No quiero juzgar a otras personas, porque yo mismo elegí este camino. Mis experiencias me revelaron, lo tengo que reconocer, mi fe débil.

Hay que afirmar, que es algo atractivo en posesión gradual de los poderes insólitos: primero los poderes sobren las fuerzas de la naturaleza y luego sobre el prójimo. Todo esto esta asentado en el hombre como una yaga. Eso no es nada, solo el deseo de poder, un orgullo simple. No por acaso es un primer pecado principal.

Volviendo a mis experiencias: son algo fascinante los poderes de sidi. Si yo puedo, aun en buena fe, sanar por medio de ciertos sistemas magnéticos e influir a otros por medio de concentración mental, no puedo renunciar de sentirme como algo superior, que tengo un poder antes de mi prójimo. ¿ Y el hombre herido por el pecado puede resistirse contra esta tentación?

Creo, que la meta de todas las técnicas, en lo que se llama New Age es la posesión del poder. En todo escucho las palabras dirigidas a la mujer: “Serán como Dios”. El orgullo de la grandeza y el poder es una tentación más poderosa que empuja a poseer la sidi. Esta tentación es tan poderosa, porque se derrama en la esfera psíquica, física y usa la magia blanca.

Estas prácticas destruyen y ponen en peligro nuestra existencia espiritual. La atacan en su esfera más esencial, porque derrotan nuestra relación con Dios.

Si, buscando los poderes, la grandeza y gobierno por mi propia fuerza, todavía soy uno de los pobres evangélicos, amados por Dios que viven en el espíritu de las bendiciones y a los cuales pertenece el reino celestial (Mt 5,3). ¿Puedo pertenecer al reino de los pequeños y simultáneamente manifestar mi poder sobre el prójimo: físico, espiritual o el poder de sanación? 

Todavía no dije, que estos acontecimientos tenían su lugar hace 20 años. Hasta ahora no certificaba de esto. Ahora por fin hablo. Esto fue porque necesitaba 10 años para mi curación interior. Al comienzo fueron los exorcismos y luego largo camino de la liberación, de romper las ataduras con el pasado y con personificaciones del gurú. Este es un mundo particular, lleno de varios tipos de las influencias, el gobierno y el poder. Fui vinculado con las escuelas esotéricas y con el ocultismo. Necesitaba entonces largos años de las curaciones interiores. No se sale ileso de estas experiencias. Esta destruido psíquicamente. 

Alguien que me vio en los momentos de salir de estos problemas y me dijo luego de un par de años: “Te veo milagrosamente sano” lo que le respondí: “ De esto me doy cuenta”. Creo de verdad fui sanado milagrosamente por el Señor. Muchos tiene dudas sobre una salida completa de estas experiencias tan profundas fusiónales del Oriente privando de la personalidad. El Señor es más grande que todos nuestros errores y heridas. Porque Él es el Creador nuestro, por esto Su misericordia puede reconstruir todo. Cuando luego de dejar estas prácticas entré al seminario, los superiores dudaron seriamente en mi aptitud de vivir en el seminario. En el momento de mis celebraciones sacerdotales dijeron: “esto fue realmente un milagro”.

Estaba esperando para empezar a dar un testimonio. Durante primeros años me abstenía de esto, porque deseaba que el Señor podía terminar mi curación interna. Luego de esperar siento, que Señor quiso que me distanciara mas de mis experiencias. Esperaba más para permitirle a Él a actuar en el periodo de la lectura correcta de mi experiencia. 

Durante los primeros 10 años, gracias a los estudios filosóficos y teológicos podía analizar profundamente mis experiencias de Oriente. Entendí sus vinculaciones con el panteísmo como su fundamento teórico. Entendí como actúa el ser humano. Podía entender mejor el plan divino para el hombre presentado en la Santa Escritura.

Hace dos años mi padre espiritual me pidió dar un testimonio. El tiempo preparatorio para compartir mis experiencias fue necesario, porque no se puede dentro de un mes pasar de un lado de la vida a otro. Mientras estaba ya en la fe cristiana, probaba un poco de espiritismo, de ocultismo. Esto no se puede conciliar. Las marcas impresas son espantosamente profundas.

Es verdad que estamos rodeados de energía de este mundo, pero no vivimos para fusionarnos en ellas, permitir una unión con ellas. Si lo hubiéramos hecho, nos perderíamos nuestra autonomía, nos pusiéramos como una parte de la naturaleza.

Estamos en el corazón de la naturaleza, pero tenemos que dirigirnos a la gracia, al lado de lo que es sobrenatural. Es necesario recibir el Espíritu Santo como persona. De esto depende nuestra consagración. Solo Dios es santo y nuestra consagración viene por Él. Solo este es el camino de nuestra consagración. Permitiendo a nuestra consagración, nos transformamos y posibilitamos la consagración del mundo.

Creo que me expreso claro. No podemos diluirnos en las energías ni en la naturaleza. Somos como los profetas que pueden entender el universo. Estamos para reinar en el mundo, llamados para dominarlo. Somos los sacerdotes llamados para ofrendar a Dios este mundo. No somos llamados para fundirnos con el mundo, solo para transformarlo.

Por medio del bautismo participamos en el sacerdocio universal de Cristo. Estos son las oraciones, las ofrendas dedicadas al Dios para santificar el mundo, en el servicio libre, esto es existencia personal y conciencia que somos sirvientes de Dios. Esto lo podemos alcanzar por recepción de Espíritu Santo y no por una fusión con el mundo.

Por lo que, no se pueden conciliar estos dos caminos: el camino cristiano y la mística natural. En la mística natural, y en todas sus técnicas posibilitan el alcance del poder u gobierno que se aspira a fusión dentro de la naturaleza. Se busca los modos de dominar las energías de la naturaleza. Eso se realiza por el precio del abandono de nuestra verdadera misión recibida de Dios, nuestro Creador. Nos ponemos como discípulos de un mago, fascinados por el poder recibido para dominar las fuerzas de la naturaleza. Solo Dios sabe, si podemos ganar una superioridad sobre Él.

Uno de los poderes (sidi) que se trata poseer en el Oriente es la levitación. Existen las técnicas que canalizan la energía cósmica llamadas cundalini, que nos permiten levitar y ganar las facultades extraordinarias. La posesión de estas técnicas da un improbable poder. Surge una fascinación enorme de llegar a este nivel, ¿pero que precio se paga por este poder?. 

El camino cristiano no es el camino de ganar el poder y la dominación, en el camino de servicio. Debemos ser los sirvientes del Espíritu Santo y del plan de Dios en relación de la Humanidad, con relación a nuestros hermanos. El camino de ocultismo y misticismo de la naturaleza lleva en si un riesgo en la búsqueda de dominación y poder.

Durante 4 años practicaba el misticismo natural, me entregaba completamente. Pasé por una meditación transcendental, me entregaba a otras prácticas, tal vez más complejas, las formas de yoga. !Durante 4 años!

No estuve todo este tiempo en las Himalaya. Fui 4 veces ahí, arriba en Ashram. Los ejercicios duraban 24 horas por día sin descanso, en la meditación continua y solo poco de comida, para sobrevivir. Solo esto fue más importante.

Si se trata de las prácticas de ocultismo fueron practicadas durante 3 años. Luego acepté los exorcismos y seguía el camino de la liberación. Había que desatarme de los lazos creados durante estos años de las experiencias orientales, de mi gurú... Podía continuar las horas sobre estas torres misteriosas, sobre visitas nocturnas de los seres encontrados ahí. Eso es un mundo especifico de los poderes y los soberanos. Existen también los lazos con las escuelas esotéricas, con el ocultismo. Se necesita varios años de sanación espiritual.

Aquí tengo que repetir y subrayar: no se sale de estas experiencias sin perjuicios y profundas huellas. De esto no salí durante un mes y no pasé desde la forma de vida anterior a la nueva. No se puede practicar inocentemente un poco del oriente un poco de ocultismo y luego volver a la casa. Eso es imposible, el estigma queda y es muy profunda.

Estoy con el Señor cada día ciertamente porque me dio mucho y ahora me envía muchos jóvenes, dañados, que necesitan el camino largo de liberación espiritual, de sanación interior para salir de su esclavitud.

Si se trata de mística natural la dependencia es obvia. En la dependencia también se cae durante las prácticas ocultas, lo que quiero subrayar muy fuerte. Estas dependencias son parecidas a las de un drogadicto.

Estoy ayudando ahora a una persona que con enormes dificultades trata de salir de las ataduras creadas por las prácticas. Hay que orar con ella. Se ve como nuestra libertad esta limitada, debilitada...

Las prácticas mencionadas no tienen nada que ver con el crecimiento personal. Somos simplemente dependientes de las unidades que nos tienen en esclavitud. Quien practica un poco de yoga, jugando un poco con espiritismo, con ocultismo, o quiere saborear un poco de esoterismo y pasa por un par de las iniciaciones, este es parecido a una persona tomando un arsénico. Si se da cuenta o no, inhala el arsénico, el veneno, gota por gota.

Por esto quiero llamar la atención para advertir con el tiempo, que todos los ejercicios de yoga, que sean mas inocentes, tienen su meta única: desbloquear el “cundalini”- para continuar “la subida”. Conversando de esto con un gurú en India, le pregunté: ¿Que piensan acerca del yoga practicado en Occidente, como relajación?”. Él se reía y contestó: “Que lo practiquen, cundalini se va a desbloquear, ni siquiera lo harían para relajarse”. En su entender el desbloqueo de cundalini se entiende como algo bueno. El efecto se va aparecer. Tal vez la llegada será mas larga, pero el efecto quedará.

No olvidemos también, que las mantas hindúes presentadas en los ritos de iniciación son los nombres de las divinidades. Algunos dicen, que se puede sin ningún riesgo practicar una u otra meditación no cristiana. Esto es imposible. Durante una iniciación se recibe un nombre de una divinidad hindú y hay que repetirlo sin parar. Las mantras se prorrogan. De una traducción de sánscrito suenan como así: “rindo el culto a la divinidad con el nombre tal o tal ”. Cómo entonces un cristiano, que cree en Cristo y lo adora, puede en su meditación repetir las mantras a la gloria de una divinidad!!!

Algunos dicen que esto es una buena introducción a al oración cristiana. Como esto puede ser como una entrega a otra divinidad. Si eso se practica inconscientemente, esto es una simple idolatría.

Durante una ceremonia de iniciación se ponen en la ofrenda varias cosas como arroz, sahumerio, frutas, etc. Ellos tiene un profundo significativo simbólico. Por su mediación se entrega al poder de los ídolos, se ata con ellos adorándolos.

Durante una de las ceremonias de iniciación que pasé, se me dio experimentarlo casi físicamente. He aquí una de las personas fue tomada, agarrada físicamente por un ser, que salió, parece de un cuadro. Esta persona se sintió “tomada en posesión” por este ser. Este ser la empujó y tiró contra el suelo, entró en ella y la tomó en posesión, solo porque esta persono lo permitió.

Quisiera advertir antes de las opiniones según los cuales puede existir un yoga cristiano, mantra, etc., me dirán que soy muy cerrado. Me perdonan, pero por razones de mi propia experiencia no puedo decir algo diferente. La única parte positiva de mis supervivencias fue esto, que me permitieron en fin entender mejor todo esto.

Cuando van a ejercer el yoga, aunque de la mejor fe y en inconsciencia a su influencia, los resultados se van a revelar. No creo que se pueda abrir y ejercer las diferentes prácticas que conducen a la fusión causante de que el hombre sea un médium para las energías cósmicas y no permitir destruirse. No creo que esto se pueda practicar sin castigo. Estas técnicas, aplicadas en pequeñas dosis o grandes, dejan sus huellas. Esto les garantizo. Causarán que sean un médium. Entonces uno que será un médium, mas temprano o más tarde será visitado por los seres, que mejor dejarlos tras las puertas, con ellos no se juega.

Esto es mérito de mi advertencia. Tal vez es demasiado severo, pero lamentablemente tiene su motivación.

Esto se confirma en mi práctica pastoral cotidiana y en las ayudas, especialmente a los jóvenes, que son muy aptos a este tipo de influencias. Esta aptitud es hoy un resultado de mala estimación de las prácticas ocultistas y las iniciaciones. Esta trivialidad causada por la propaganda de New Age es muy peligrosa.

Analicemos este problema mas profundo.

Un día, hace un par de años, me fui a una escuela esotérica. Sus participantes tuvieron gran asombro de mi visita. Me confesaron que están preparando una actividad de alcance mundial. Eso me sorprendió. Que ambiciones. Luego me dijeron: “Ahora todavía es un poco prematuro. Hay que esperar unos 15 años cuando vamos a tener los medios técnicos adecuados, los medios de emisión, todo lo que es necesario para emitir nuestras ideas por todo el mundo. Ya en este momento la idea tiene su nombre, New Age, como una religión universal del signo de Acuario, que viene después del signo de Piscis dominada por el cristianismo intolerante.

Entramos en una nueva era astrológica en la cual se producirá unificación planetaria en todos los planos: político, cultural, social y religión. Nueva Era - (New Age) será una época de unión.

Si se trata de la parte física de este movimiento, todo lo que es divino se identifica con una fuerza impersonal, cósmica. No hay entonces un Dios personal en New Age. Hay que darse cuenta de esto muy bien.

Aunque esta ideología turbia, nunca esto lo expresa bien claro, quiere conducir al hombre al camino de “espiritualidad” que quita la personalidad.

Así en el plano filosófico la New Age pertenece a la corriente panteica. Propaga la renuncia del compromiso personal. Une las técnicas de hinduismo, de yoga y otras prácticas del Oriente. Presenta como sus propias prácticas de ocultismo como radiestsía, el magnetismo y channeling. Lo mezcla con la sanación de modo natural, contando entre ellos la radiación como el método natural.

Así entonces la New Age es un asunto de la escuela esotérica que muestra sus cartas y por la forma de un atentado y propaganda intenta atraer un gran numero de personas para su camino.

Esta empresa fue preparada con todos elementos de atraer las personas. Muestra el conjunto de gran variedad de las técnicas en tal manera, que cada uno puede encontrar lo que le interesa. Si uno esta interesado en las curaciones de modo natural, lo que no es malo en sí mismo, tiene a su alcance todos los medios. Tiene mucho para elegir. Puede ocuparse con las curaciones según las indicaciones de una escuela de la dietética o ecológica.

Hay que enterarse, que en estas prácticas se entra cada vez mas profundo. No se termina en las consideraciones superficiales, se avanza cada vez más. Y así en el comienzo se le van a proponer unas prácticas de relajación, tal vez unos ejercicios de yoga, luego los modos de la concentración o aprender a dominar el potencial psíquico, intelectual lo que representa un nivel mas avanzado. En fin, ni se dan cuenta que llegaran a un conocimiento de dominar no sólo a su propia psíquica sino también a la psíquica de las personas de su alrededor. Llegarán, sin querer a practicar de la magia blanca. Encontré varias personas que llegaron a un poder de dominar de manera física o psíquica de los demás. No se daban cuenta que usaban los medios de limitar la libertad de otras personas. Porque al comienzo la meta verdadera de las practicas no se conoce.

Todo esto fue experimentado por mí, por esto me siento obligado para dar el testimonio a los demás. Quiero advertirlos, porque fueron engañados.

 

Un par de palabras acerca de mi presencia en la escuela esotérica. Los esotéricos, rosacruces componen un conjunto de las escuelas gnósticas, que enseñan que la salvación se realizará mediante la posesión del conocimiento oculto. Estas escuelas fueron fundadas en los círculos como por la señora Blavatsky o el señor Steiner en el comienzo de siglo XX.

La señora Blavatsky tenía un contacto espiritista con un ser, que según ella fue un gurú indú. Ella trataba unir la tradición oriental con la cristiandad, es decir lo que no se puede unir. Porque uno viene de la fusión espiritual y el otro de la unión con Dios, el Creador de todo. Esto se llama sincretismo, como una mezcla de varias tradiciones religiosas y esta señora agregó a todo esto las prácticas de espiritismo y channelismo.

La señora Blavatsky es uno de varios ejemplos. Aparecieron varias escuelas esotéricas que estaban buscando simplemente el poder. Este poder encontraron en Oriente. Y como consecuencia, las prácticas orientales es un estado de médium, estado con aberturas a las energías naturales y cósmicas.

Surge una pregunta: ¿ porque estas energías naturales deberían ser algo malas? ¿Qué tienen de malo que impide la unión con ellas? Parece que no tienen nada malo, porque cada criatura es en sí mismo buena. Yo creo que cada criatura es una obra de Dios. Aquí hay que subrayar, que la fusión con la naturaleza no es un proceso natural. No se sale de esto sin daños. También recuerdo sobre la existencia de los seres espirituales y sus actuaciones que no tienen nada que ver con la presencia nuestro señor Jesús Cristo ni tampoco con Espíritu Santo, los ángeles y el poder divino.

La explicación de este problema esta en el Génesis donde se habla de las consecuencias del pecado original. Vale la pena recordar el octavo capitulo de la carta a los Romanos, donde San Pablo nos enseña que toda criatura está llena de los dolores del parto esperando a la liberación. Quien tiene que liberarnos sino nosotros. Somos llamados para esto para llevar a toda criatura a la gloria liberándola de la carga que la aprieta. No solo fue marcado con el pecado original. Toda las criaturas lleva en sí las consecuencias del pecado original que esta descripto en el 3 capítulo del Génesis.

Creo que tocamos el punto mas importante: el mundo en sí mismo está en cierto modo bien, pero está bajo la influencia del príncipe de este mundo, del cual habla Jesús. Aparte de los ángeles buenos existen también otros poderes y superioridades, de las cuales habla San Pablo en 6 to versículo a los Efesios:

“Nosotros no luchamos en contra de la sangre y el cuerpo, pero en contra de las superioridades, en contra de los gobernantes mundanos de las tinieblas, en contra de estos espíritus del mal en las alturas celestiales”

(Ef 6.12). No debemos olvidarlo.

Creo que desde el pecado original se produjo una contaminación profunda en el corazón de nuestro cosmos. Aunque el mismo cosmos en su ser es bueno, no obstante él mismo esta bajo influencia de los seres que no son amigables con relación al hombre, no desea el bien del hombre. Eso hay que respetar si se habla sobre la energía cósmica.

La ciencia habla sobre varios tipos de energía en la misma manera en el ocultismo se distingue los niveles de la energía. Las escuelas esotéricas hablan sobre la energía etérica, energía astral etc. Parece, que las energías llamadas cósmicas deberían llamarse las energías ocultas, o secretas, no investigadas hasta el fondo.

En tradición cristiana se habla poco sobre este tema para evitar una fascinación insalubre de estas cosas.

No hay razón para negar la existencia de estos poderes. Observamos, que alguien mediante las chacras desarrolla sus facultades de medium se abre a diferentes poderes ocultos. Diciendo más exacto, el hombre cae en los poderes de distintos seres espirituales. Ellos entonces nos influyen y no las energías cósmicas, o fuerzas formadas por nosotros. Es difícil hablar entonces que esto es bueno para el hombre.

Mediante estas energías llega a nosotros la influencia de estos seres. Para ilustrar esto se usa el funcionamiento de las ondas radiales. Así que sobre las ondas de alta frecuencia se superponen las ondas de baja frecuencia, que por medio del radio recibimos en forma de una voz, la música, los sonidos. La onda de alta frecuencia que encontramos en el receptor radial no es ningún sonido, ni la música etc. pero lleva las mismas informaciones, escritas en la forma de baja frecuencia sobrepuesta a la onda radial. Es decir la información sobre la onda radial llega a nosotros, que no es ninguna información. Es igual como la energía cósmica mediante la cual llega a nosotros otro poder. La energía cósmica sola no es mala. Este ejemplo la muestra como una onda de alta frecuencia. Como se ajusta la radio a la frecuencia de la emisora, igual como médium nos abrimos a las ciertas energías con las cuales se juntan las influencias de los seres espirituales, que quieren dominarnos. El problema está en el caso que nuestra apertura a la energía cósmica, aparentemente, facilita a influir a los seres espirituales como un receptor radial que recibe una onda radial junto con las informaciones grabadas sobre ella misma. La radio no es apta separar la onda recibida y la onda modificadora. Es igual como las personas, creen que mediante varias técnicas se abren sólo a la energía cósmica. En realidad, estas personas se entregan a la influencia de los seres espirituales.

No hablo solo de satanás. Se trata de varios seres espirituales, no importa como se les llama .. etéricas, astrales.. Estos seres como escribe San Pablo evitan los espacios y aprovechan nuestras aperturas como los médium para asentarse dentro de nosotros. Creo que me expreso bien claro. Las fuerzas cósmicas no son en sí mismo los poderes diabólicos ni la fuente del mal. Estoy convencido, ellas son una sede de los seres espirituales de la naturaleza variable que quieren dañarnos. Si mediante las técnicas ocultas soy un médium, me pongo abierto a sus presencias e influencias. No puedo filtrarlos de la energía cósmica y los recibo en mi ser.

Como ejemplo puedo recordar lo que pasó con migo cuando me entregaba a la radiestesia y otras prácticas ocultas. Fui un científico y trataba entender todo esto y documentar. En mi diario anotaba los niveles energéticos gracias a mi clarividencia. No fueron todos del mismo grado. Decidí consultar con otros especialistas en la materia con gran experiencia con un conocimiento superior al mío. Casi todos confirmaron, sin duda mis experiencias eran relacionadas con los espíritus. Se puede llamarlos como se quiera: los espíritus o seres espirituales. Más importante es no entrar en contacto interior con ellos y toda esta realidad. Unos se dan cuenta bien con sus contactos con los espíritus, los otros ni se dan cuenta, ni lo saben. Para algunos está claro que se ponen un canal de transmisión no sólo de las energías magnéticas con los niveles diferentes, pero también para los seres espirituales de carácter oculto que “evitan” estas energías.

Muchos creen, que el magnetismo no tiene nada que ver con las prácticas de ocultismo, con el contacto con los seres espirituales. Hay que ser muy cuidadoso con estas expresiones. Mis experiencias personales me enseñaron, que a pesar de mi buena voluntad y la comunión cotidiana, las oraciones durante mis prácticas, no evité las influencias peligrosas de los seres espirituales.

Las prácticas ocultas no tiene nada que ver con lo que nosotros, los cristianos, llamamos la espiritualidad. Nos ubican en un cierto nivel oculto. Lo que las religiones del Oriente llaman la espiritualidad, es una mística natural, un ensayo con la naturaleza, fusión en ella. La espiritualidad cristiana se basa en ensayos de la unión sobrenatural con el Espíritu Santo. Eso no tiene nada que ver con las energías de origen natural. El Espíritu Santo, la tercera Persona Divina, es un Dios, alguien diferente de las criaturas, de la naturaleza, del universo. Este Espíritu Divino desea morar en nuestro corazón. Llega para expresar su amor. Baja para derramar el amor divino en nuestros corazones. Viene para mendigar a nuestra respuesta de amor, que es una decisión libre de nuestra parte.

Frecuentemente no se observan los peligros relacionados con las prácticas ocultas, como el channeling. Esta insensibilidad de espiritismo es muy peligrosa. Yo sé de mi experiencia, que estos seres espirituales entran en el hombre en ciertos niveles energéticos. Las consecuencias finales son trágicas: ruina del cuerpo, psíquica junto con esfera espiritual de la persona.

Si conscientemente no hablaba sobre los Satanás, es porque él es uno de varios negativos elementos que nos atacan: uno de los varios seres espirituales. Como un efecto de las prácticas ocultas, eso creo, se produce una contaminación causada por diferentes seres espirituales con influencia negativa al hombre. Aunque, creo, que no son vinculados con el diablo, producen algo que es compatible con vampirismo. Me parece, que esta contaminación es inevitable. Cuando se práctica el ocultismo, es posible llegar a la posesión satánica. en estos casos es necesaria la intervención del exorcista.  

Mencionaba ya sobre una persona que tenía dificultades de renunciar las practicas de radiestesia, unas de las formas de ocultismo. Eso es una forma de espiritismo: se toma un péndulo y se coloca arriba de las letras de alfabeto. Se forman unas palabras: las preguntas y las respuestas. Esta persona renunció ante de Dios de estas prácticas. Pero cuando caía en los problemas, el diablo volvía con doble fuerza para engañarla. Al comienzo el péndulo fue una tentación fuerte. Por fin observó que estas prácticas no causaban nada bueno. Mientras usaba el péndulo sus síntomas de la enfermedad volvían. Esto se le puso bien claro, que hacía algo malo. 

Sentía los apretones sobre el cuello, cansancio, dolores abdominales, ahogo, problemas cardiacos, dolores de la columna. Aparecieron algunos problemas psíquicos. Cuando caía en todo los problemas, más frecuente usaba el péndulo para resolver los problemas. Caía en el círculo vicioso. Aparte su hijo empezó manifestar comportamiento raro. Así, que los efectos negativos comenzaron emparamarse a todos los más cercanos. Se manifestó la unión de la familia. Todos fueron liberados de estos disgustos cuando esta persona resignó de esta práctica ocultista. Eso fue una verdadera lucha. Fue necesario rechazar a esta práctica y entregarse con confianza al Señor y decirle con honestidad: Tú eres mi Señor y de Ti solo deseo recibir todo bueno.

Nos hablamos de varias formas de ocultismo, radiestesía, etc. Lo agregaría un término mas: la magia blanca. Muchos se entregan a esta práctica buscando una ayuda.

Traté demostrar que una persona practicando el magnetismo, la sanación por poner las manos, se junta, si se puede decir así, con las ciertas fuerzas para transmitirles a otra persona. Se pone entonces un transmisor de estas energías para los otros. Hay que dar se cuenta, que esto es peligroso no solo para la persona que trasmite esta energía, también para la persona que la recibe. En el caso de magnetismo no siempre se trata de revelar ciertas energías cósmicas, como se cree, pero se trata de las actuaciones de las fuerzas espirituales.

La persona que magnetiza es un canal, un transmisor para estos seres cuya actuación se superpone a la actuación de la persona magnetizadora y llega a la persona que se entrega a esto, y en consecuencia los seres espirituales llegan directamente a la persona magnetizada. La persona que magnetiza se abre aparente a los niveles de las energías cósmicas, pero en realidad se abre a los seres espirituales. Es posible que mediante una persona magnetizadora podía ser trasladado un “huésped no deseable” a la persona magnetizada. Esto es posible, porque existe un estado de la fusión entre la persona magnetizadora y la persona entregada a la curación.

Algo parecido es con radiestesía. Aquí existe un estado fusional entre el sanador y el paciente. Esta situación crea una posibilidad de trasmitir a unos seres espirituales. Conozco varios casos, cuando las personas quedaron “sanadas” por el magnetizador, y en el transcurso de un par de meses observaron los síntomas de otra naturaleza. Estos estados nuevos son peores y más complicados que los anteriores. Más frecuente estas personas están en el estado limite. Sufren los dolores constantes de la cabeza, insomnio e inquietud psíquica.

Lo conozco por experiencia, cuando se hace un análisis de varias personas sobre unos casos raros, durante una entrevista salen a la luz del día casi siempre las prácticas anteriores de ocultismo. Se pone todo claro. Durante entrevista se sabe que la persona tenía el contacto mas o menos regular con las terapias ocultistas, o con las brujas que predicaban la conquista de la riqueza, con clarividentes, o con radiestesistas.

¿Que hay que hacer en estos casos? Simplemente se pide en las oraciones la libertad de la persona, esto no significa que la persona esta poseída. La palabra la liberación puede causar falta de entendido, por esto hay que aclararla. Puede ocurrir una dependencia de la persona que nos estaba curando. Esta dependencia puede ponerse como un “canal” por el cual puede efectuar la influencia negativa. Hay que entonces pedir, que Señor corte todos los lasos de conexión con las prácticas anteriores y las personas, lo que es característico para el ocultismo. Lo comprobé cuando me dedicaba en el pasado a estas prácticas. Muy fácil se entra en el estado fusional de comunicación con una persona. Es suficiente concentrarse sobre ella, sin poner las manos, y esto puede ocurrir. Es muy difícil quitar estos lazos.

He aquí un par de los ejemplos. Se trata de la práctica baladí, pero con graves consecuencias. Una muchacha me visitó, con una vocación al ser monja, me dijo que no sabía que pasa con ella. Cuando entro observé que algo no estaba en orden: era pálida, la cara tensionada aunque hace poco era una fuente de la vida. “No sé que pasa conmigo, vivo como en una noche. Mi vocación no es real” lo dijo y se cayó. Le pregunté si no estaba en una depresión. Le confirmó, que sí y en una depre total. Tratamos encontrar las causas. No se había visto nada serio lo que podía provocar este estado de la depresión tan profundo. 

Eso fue algo diferente que una experiencia corriente. Se sentía esto muy bien. En continuación le pregunté acerca de sus padres, que aparte yo los conocía. Ella me respondió: “ Si, mi padre se siente mejor desde cuando mi mamá mediante un péndulo diagnostica una dosificación de los remedios”. Mi atención se enfocó en este detalle. Pero le dije tranquilo: “Que interesante, contame algo de esto”. Y la chica me contó toda la historia de su madre y su buena fe en el uso de péndulo para ayudar a su marido. Luego lo usaba a los vecinos y otras personas.

Se ocurrió que su madre usaba el péndulo durante 10 horas por día. Luego en la búsqueda de las vinculaciones entre el uso de péndulo y el estado de la muchacha, ella me dijo que este problema ella observó desde cuando su madre comienza las prácticas con el péndulo. Sus hermanos tenían problemas parecidos. Su hermano menor sufre por las inquietudes muy fuertes, no podía dormir, se despertaba en la noche, gritaba y tenía problemas en la escuela. Unica salida de esto fue una oración por la liberación de la familia. Todos son abiertos entre sí, entonces cuando una persona se puso un canal de los poderes ocultos, entonces la influencia pasó a todos. Y la madre no sentía tantos efectos negativos.

Aveces se me acusa por exagerar el problema. Escucho este tipo de cuentos: “ El padre realmente se fue demasiado lejos con sus prácticas, pero ellos que quieren jugar un poco con un péndulo no causarían nada malo”.

En este momento me recuerdo otro caso. Creo que el Señor me lo mostró para fijarme bien en el reconocimiento correcto, que empezó crecer gracias a varios experimentos personales. Así que mi primo practicaba la rediestesía. Era una persona creyente. Le visité un día y le dije, que sus prácticas no son de acuerdo con la voluntad del Señor. Nos arriesgamos a un peligro nuestro equilibrio psíquico, y tal vez nuestra salud, y ni hablar sobre nuestra vida espiritual. Él me respondió: “ Pero esto es nada, y todo hago gratis” etc.

Por lo menos esto no me convenció, porque yo también oraba durante mis prácticas. Lo hacía por un mínimo financiero, y no como un negocio. Su argumento no me convencía tanto. Entonces para demostrarme la inocencia de sus prácticas tomo en su mano un péndulo. Puso una pregunta y le permitió moverse sobre las letras de alfabeto. Y de repente, cosa rara, recibió una pregunta: “Y este, quien es”. Seguro que se trataba de mí. Mi primo fue sorprendido, y yo inquieto, porque sabía bien conque se trata. Empecé orar de todo mi corazón. Primo puso otra pregunta y recibió la respuesta: “ Hechalo a la mierda de aquí”. En el instante, de repente respondí en voz alta: “ En nombre de nuestro señor Jesús Cristo fuera de aquí”. Terminado este grito escuchamos un grito de la cocina. Eso fue la esposa del primo preparando el almuerzo. Ella cayó sobre suelo.

La llevamos a la clínica. Fue medio consiente durante 3 días. Se ocurrió que su hijo desde hace 2 años estaba enfermo a una rara enfermedad. Se solucionó todo mediante una oración por la liberación.  

Eso en un ejemplo de un hombre, que en su tiempo libre se ocupaba con algo. No fue profesional, pero su práctica espiritista ocurrió dañosa para su familia. Podría mostrar varios ejemplos de los casos similares de la gente joven, que se entregan sin miedo a estas prácticas.

Les ruego: si se distraen todavía con estos tipos de juegos, déjenlo, y pidan al Señor que les libere de los lazos formados durante estos tipos de las prácticas.

Tengo en mi mente otro ejemplo. Se trata de una persona que fue a una sesión terapéutica de magnetismo. Un magnetizador hábil, muy frecuente aplica una cadena magnética. Para esto las personan se toman con las manos para facilitar el fluido de magnetismo. La persona que me lo contó, me decía: “Se ocurrió algo insólito. Me fui a este hombre para curarme, pero no podía estar ahí. ¿Por qué? Así que se hizo la cadena y en un momento él dijo, que hoy no sale algo bien. Hizo una prueba mas, y nada. De repente se puso nervioso y dijo – entre ustedes hay una persona que esta orando o lleva una medallita. Y yo dije – realmente me llevo una medallita milagrosa. Él gritó fuerte: o lo quitas o salgas de aquí”.

Asombroso, pera esta persona no se dio cuenta que este lugar no fue digno para los cristianos, que la oración y la medallita milagrosa fueron los obstáculos en las prácticas de ese magnetizador. Conozco muchos casos de este tipo.

 

Existen los grupos que juntan una oración con las prácticas espiritistas: se pone los manos, se llama las fuerzas cósmicas, se hace un círculo magnético etc. Se llaman unas personas como Einstein o párroco de Ars. Todo en buena fe. Entre los reunidos esta un médium. Esta persona se concentra y el espíritu actúa según los principios de channeling.

Una persona de una reunión semejante me visitó con los síntomas de ahogo tan fuerte, que no podía respirar.

Los médicos fueron desvalidos, porque no encontraban las causas de este estado. Comenzaron buscar las causas psíquicas. Enviaron la muchacha a un psiquiatra, a un sicólogo. Este le mandó a la casa diciendo que se trata de una enfermedad somática. Y así de vuelta. Pero la causa fue espiritual.

Aconsejaría también mucho cuidado con las técnicas de la hipnosis, aunque se le aplica con el fin terapéutico.

La hipnosis causa una dependencia de la persona a otra, lo que es un asunto muy delicado. La persona en estado hipnótico puede recibir de su hipnotizador una orden más rara. Cuando sale de este estado, siente una necesidad interior, una compulsión de cumplir una orden recibida. Puede realizar una orden más tonta, p.ej. atravesar la calle sobre las manos. Se produjo una violación, una limitación de la voluntad de la persona mientras esta persona puede inventar una explicación de su comportamiento absurdo.

El estado de dependencia pudo ser peligroso que se forma entre un hipnotizador y una persona hipnotizada.

La ruptura de los lazos causados por la hipnosis no es tan simple ni fácil como dicen algunos. Es fácil hipnotizar a alguien y sacarlo de este estado. La vuelta al estado normal no significa que los lazos entre el paciente y un hipnotizador fueron quitados. Esto no es tan cierto.

No me atrevería en forma contundente condenar una aplicación de la hipnosis para eliminar el dolor, pero también en la base de mis análisis y opiniones de muchas personas no podría recomendarla ni proponerla a nadie.

Muchas personas me preguntan si poseo mis facultades anteriores. No las tengo, me abandonaron. Me sentí alivio cuando me renuncie de ellas ante del Señor. Y así se empezó mi camino nuevo, el camino particular espiritual. Cuando el hombre resigna de sus facultades, lentamente empieza buscar su lugar con relación a Dios.

Así fue con migo. Se empezó el segundo etapa de mi conversión. Se acuerdan lo que decía sobre la conversión mía en la India cuando el Señor vino a mí. Yo tenía que abandonar todo, ponerme el hombre que posee nada y todo recibe de Dios. Le entregué al Señor todos mis “obsequios” en la ofrenda. Renuncie de su uso y de su posesión. Los devolví a Dios.

No tengo ninguna facultad recibida mediante las prácticas ocultas lo que confirma un acontecimiento dramático en mi vida. Cuando mi mamá se enfermó mi padre me retaba: “ Respeto todo tu camino espiritual, pero puesto que el estado tan serio de tu madre no usar tus facultades es escandaloso”. Esto fue para mi un gran remordimiento. En fin bajo presión de mi padre, probé ayudar a mi madre, pero sin efecto. El Señor no quiso salvar a mi madre de esta manera. Ella se curó mas tarde.

Muchas personas que se han metido en las prácticas ocultas procura rechazaras.

¿Que hay que hacer? ¿Cómo salir de este problema?

Primer asunto es volver a Jesús Cristo y elegirlo de nuevo a su Señor de su vida y un Dios. Cuando digo:

“ Mi señor, Mi Dios” significa lo que espero es todo de Dios. Creer significa poner el Señor como una Roca y el Fundamento de mi vida. (.....)

Hay que renunciar de todo lo que no es claro en mi vida para vivir en alegría. El poder del Espíritu Santo bajará y funcionará en nosotros únicamente cuando, cuando - como Jesús, cuyo alimento fue cumplir la voluntad de Dios, nos ponemos totalmente dependiente del Padre.

Es importante aceptar una postura de conversión. Hace falta presentarnos ante de Dios como mendigo.

Hay que renunciar de todo lo queramos guardar para nosotros. Renunciar de todas las formas de gobierno y el poder y ponerse feliz de nuestra pobreza.

Cuando las prácticas ocultas y sus consecuencias no llegarán demasiado lejos como lo fue en mi caso, es suficiente una oración por una liberación. Es bien pedir a Señor por ella. Nuestra liberación se realiza en el sacramento de la expiación y reconciliación. A nuestra liberación puede ayudar una oración en conjunto con otras personas que aclaman el Espíritu Santo, el Espíritu del poder, que llegue y liberé nos dé los seres que nos hacen daños. Hay que pedir con fe, en nombre de Señor Jesús, como dicen los Hechos Apostólicos: “no hay otro nombre en que podríamos ser salvados” (4,12). La salvación es una comunión de vida con el Dios personal, nuestro Padre. La conciliación con este Padre recibimos en nombre de Jesús.

 

La oración.

Estoy débil, Señor. Necesito Tu Espíritu para caminar por el camino en la fidelidad de las renuncias que hoy me lo permitís hacer. Renueva en mi los siete dones del Espíritu Santo con el don de temeridad y devoción, que me permiten llamarte: Baba, Padre; el don de prudencia que me permite reconocer como es el fin del mundo que me rodea y todas las cosas.

Señor, Tu tomaste nuestro cuerpo que seamos libres como los hijos de Dios. Venga y libéranos hoy. Danos permiso para llamarte Abba, Padre.

Señor, porque me abismé en el camino de ocultismo, porque dedique mi voluntad en este asunto, por esto quiero sumergirme en tu preciosa sangre. Jesús, ofrezco mi vida a Ti. Ven y lléname de Sangre y Agua que brotan de Tu Corazón.

Señor, Tu permitiste a la crucifixión Tuya. Te pusiste impotente para que yo pueda liberarme de mis esposas, que fuera liberada de todas malas influencias que me atan.

Amen.

 

Espero este articulo sirva de orientación. Cuando uno posee un desarrollo del hemisferio no racional, sino del intuitivo pude ser atraido por temas que lo alejan del verdadero camino. Me quedo en paz. Seguiré indagando, es mi deber. El cristianismo tiene mucho misticismo, partiendo por el conocimiento de un Dios misterioso que se nos muestra a traves de los evangelios y de nuestro Señor Jesucristo.

Buscar en el sitio

Contacto

En la senda del zahorí