Conoced la verdad y ella os hará libre

Telerradiestesia

¿Es posible hacer prospecciones a lugares distanciados? ¿Se puede hacer análisis a la salud de una persona sin estar esta presente? ¿Se podrá encontrar agua con solo usar un mapa geográfico? ¿Será posible identificar en un plano las posibles geopatías que posee una casa? ¿Se podrá saber las características positivas y negativas de una persona con solo ver su foto? La respuesta es sí, usando Telerradiestesia.

Cuando hablamos de telerradiestesia estamos haciendo referencia a la capacidad de captar la radiación de partículas sutilísimas de los cuerpos orgánicos e inorgánicos y del pensamiento usando los mismos procedimientos de la radiestesia pero a gran distancia.

La palabra “telerradiestesia” se la debemos a Emile Christophe, quién le dedicó muchas horas de su vida a la divulgación de esta técnica.

Para poder efectuar esta prospección a distancia se usan mapas, fotos, planos, etc.  Otro factor preponderante es la parte psíquica la cual interviene en mayor proporción que en la radiestesia. El espíritu interviene inconscientemente y gracias a esta intervención se consiguen resultados radiestésicos que más bien parecen logrados por medio de la clarividencia. Importante e indispensable es abstraerse de todo pensamiento y centrarse en el objeto investigado, a esto se le denomina selección mental.

No todos tienen el don de la telerradiestesia. Cuando pregunto por el porcentaje de la población  que tiene este don el resultado que me arroja el péndulo es que solo alrededor del 30% tendría esta facultad. Dato abstracto, cierto, pero es mi única fuente confiable.

Cabe señalar que un radiestesista experimentado podría encontrar a una persona, o a un objeto, sin ayuda de ningún plano o mapa, solo moviendo la mano sobre un plano imaginario. También con solo el nombre de una persona se podría saber sus características físicas, enfermedades, defectos, virtudes, etc. Algunos estudiosos del tema indican que los telerradiestesistas podrían estar trabajando en la cuarta dimensión. Nada demostrable, así que solo pasa por una suposición. Sea como sea el fenómeno es real.

La experiencia indica que no se debe trabajar en radiestesia a distancia sin primero dominar la radiestesia local. No se puede ser un buen telerradiestesista sin ser primero un buen radiestesista sensorial.

En lo personal, en mis prácticas, tengo aciertos y desaciertos. La perseverancia, el estudio, la investigación y la oración me potenciarán. Tengo claramente el don, y el llamado interior, pero estoy en fase de aprendizaje. Para lo que tengo mayor asertividad en lo que respecta a la radiestesia a distancia es en los siguientes temas: ubicación de geopatías en propiedades, causas de enfermedades (psíquicas y físicas) de una persona, medición de vitalidad, medición de facultades intelectuales, identificación de características positivas y negativas de las personas. No tengo asertividad en la búsqueda de objetos. No sé si es mi técnica la mala o definitivamente no soy bueno en eso. Lo que no he intentado nunca, por el momento, es la búsqueda de personas perdidas.

Dada mi experiencia, el desarrollo psíquico del individuo potencia mucho el trabajo a distancia. Además hay que sumar a esto el alma, el subconsciente, los conocimientos adquiridos, la intuición, la sensibilidad espiritual y el nivel moral.

Quien sabe, a lo mejor lo que realmente se hace al indagar a distancia es como lo expresan muchos estudiosos del tema es rozar la cuarta dimensión, allí donde el tiempo y espacio no se diferencian.